El chollo de los «riders»: La Seguridad Social deja de ingresar 93 millones al no estar regulados

Según UGT, las empresas digitales de reparto se ahorran 10.000 euros al año por cada uno de los 17.000 trabajadores que no reconocen como empleados


madrid / colpisa

La falta de una regulación adecuada para las plataformas digitales en el sector del reparto, como Glovo, Deliveroo y Uber Eats, supone un alto coste económico y social, según ha denunciado el sindicato UGT en un informe publicado este sábado.

Este tipo de empresas «se ahorran» al año una media de unos 10.000 euros por cada trabajador que no reconocen como empleado -los llamados riders-, de los que 4.000 euros son en salarios y otros 6.000 euros en cotizaciones a la Seguridad Social.

Si se tiene en cuenta que el número de trabajadores de este sector ronda los 17.000, UGT calcula que la Seguridad Social deja de ingresar unos 93 millones al año por esta situación, cifras que estima que se multiplicarán por tres el próximo año 2020 con el auge de este tipo de servicios y el aumento de mano de obra que requerirán.

El sindicato recuerda que cinco sentencias, relativas a los riders de la empresa Glovo, han dejado claro que las plataformas digitales tienen empleados y no colaboradores. «El que estos modelos de negocio no quieran reconocer la relación laboral por cuenta ajena de las personas que trabajan en las mismas supone un elevado coste económico y social», critica la organización que dirige Pepe Álvarez.

Por eso, UGT insta a los partidos políticos y, particularmente al Gobierno que se forme tras las elecciones generales, a regular adecuadamente estas plataformas. El sindicato advierte de que establecer una figura laboral específica para este tipo de negocios sería una «trampa», ya que implicaría menos derechos laborales y menos ingresos a la Seguridad Social si los riders  no son reconocidos como trabajadores por cuenta ajena.

En su opinión, estas plataformas basan sus modelos de negocio «en una interpretación muy abusiva de la condición de trabajador autónomo, incompatible con la legalidad».

Logística, el negocio del siglo XXI

María Cedrón

La irrupción del «e-commerce» ha provocado una revolución en un sector que genera el 3,9% del PIB en Galicia. Desde las grandes multinacionales a los mensajeros han tenido que adaptarse

El pasado noviembre el Grupo Europeo de Reguladores de los Servicios Postales de la UE mantuvo una reunión en Bruselas para establecer su estrategia de trabajo para este año. Su gran preocupación: cómo dar un servicio óptimo para no quedarse atrás en un momento en el que las necesidades de los consumidores están en constante cambio. Ese planteamiento es el que se han hecho ya hace tiempo desde grandes compañías como Inditex o El Corte Inglés hasta las empresas de logística y transporte o la propia Correos, que el año pasado repartió más de cinco millones y medio de paquetes en Galicia. Ahora, los grandes retos de todos ellos son cómo hacer rentable el servicio, fundamentalmente en la última milla (la distancia más corta entre el último almacén y el destinatario), cómo lograr recursos humanos preparados y dispuestos a la flexibilidad que requiere el sector y, sobre todo, cómo gestionar la logística inversa desde el punto de vista económico y medioambiental. En Inditex, por ejemplo, apuntan que reciclan hasta cinco veces las cajas de cartón de los envíos que mandan a tienda. Además, algo que parece tan irrelevante como perfeccionar la densidad de embalaje de los paquetes, les ha permitido reducir el equivalente en desplazamientos a dar cincuenta vueltas al mundo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El chollo de los «riders»: La Seguridad Social deja de ingresar 93 millones al no estar regulados