«Es muy difícil volver a trabajar después de estar años parado cuidando a un familiar»

En Galicia hay casi 13.000 cuidadores no profesionales, pero no todos podrán pedir que el Estado cotice por ellos a la Seguridad Social


redacción / La Voz

Los familiares de dependientes empiezan a ver cumplida una de sus grandes reclamaciones. Desde este mes, los cuidadores no profesionales podrán volver a cotizar a la Seguridad Social sin que ello suponga un coste para sus bolsillos. Para ello, desde el pasado día 1 pueden suscribir un convenio especial con la Seguridad Social para solicitar que el Estado pague sus cuotas, recuperando un derecho que habían perdido hace más de seis años.

La medida es un auténtico balón de oxígeno para casi 180.000 cuidadores que han decidido paralizar por completo su vida para dedicarla a la atención de los suyos. «La inmensa mayoría de los cuidadores no profesionales son mujeres que están entre los 40 y los 60 años. Para ellas, es muy difícil reincorporarse al mercado laboral después de estar tres o cuatro años sin trabajar. Algunas no son capaces de hacerlo y las que lo consiguen lo hacen con unas condiciones en muchas ocasiones precarias», explica Jessica Esperante, presidenta de la Asociación de Afectados pola Lei de Dependencia de Galicia (Aldega).

En la comunidad hay actualmente 12.810 cuidadores no profesionales de personas dependientes, según los datos del Imserso facilitados por la Consellería de Política Social, donde dicen que a partir de este mes también aumentan hasta un 10 % las ayudas públicas para retribuir al familiar que se haga cargo del dependiente. Pero el número de beneficiarios podría ser mayor. Porque según las cifras de Aldega, a finales del 2018 había en Galicia casi 68.000 personas dependientes con derecho a prestación. Aunque no todos podrán pedir que la Seguridad Social cotice gratis por ellos. Para poder acceder al convenio es imprescindible que el cuidador no esté dado de alta en ningún régimen a tiempo completo ni en el desempleo.

«La ayuda es necesaria y su recuperación es positiva para las familias porque, tras la muerte de la persona a su cargo, les da derecho a percibir una prestación por desempleo durante un tiempo que pueden invertir en buscar un trabajo o incluso, de cara al futuro, poder recibir una pensión», precisa Esperante.

Esta experta se encuentra a diario con familias desmoralizadas, sobrepasadas y sin saber a dónde acudir para recibir la ayuda que tanto necesitan: «Muchos familiares de dependientes no se sienten amparados por las instituciones, y noticias como esta son positivas para ellos a todos los niveles, incluso el psicológico». Porque su tarea requiere una atención a tiempo completo y supone renunciar a muchas cosas: «La vida de los cuidadores no profesionales se paraliza por completo».

Vivir con tranquilidad

La dependencia, recuerda la presidenta de Aldega, tiene muchas caras. «Pensemos en el caso de una pareja de treinta o cuarenta años con un niño con problemas. Su vida pasa a estar totalmente condicionada», resume Esperante, para añadir que, aunque cotizar por ellos no les va a solucionar la vida, sí que les va a permitir vivir con cierta tranquilidad: «Esa persona de 30 años, que podría estar en el mercado laboral y aportando para su futura pensión, se encuentra no solo con que no puede trabajar con normalidad, sino que, además, no sabe si va a poder hacerlo en el futuro». Desde asociaciones como Aldega celebran que la medida vuelva a estar en vigor después de su derogación en el 2013. Es más, aseguran que nunca debió de haberse eliminado.

Si cuida a un familiar dependiente ya puede pedir que el Estado cotice por usted

S. Cabrero

Los cuidadores no profesionales ya pueden suscribir, sin coste, un convenio especial con la Seguridad Social

Los cuidadores no profesionales de dependientes ya pueden volver a cotizar a la Seguridad Social sin coste para su bolsillo. Desde el pasado 1 de abril, el colectivo puede suscribir un convenio especial para solicitar que el Estado pague sus cuotas, recuperando un derecho que habían perdido hace más de seis años (en enero del 2013), por los tijeretazos de la crisis. Si hasta ahora el cuidador tenía que hacerse cargo de sus cotizaciones (algo que solo hacían 7.500 personas), la nueva medida permitirá que cerca de 180.000 -la mayoría mujeres- puedan integrarse en el convenio y aportar para su futura pensión, sin que ello les suponga coste alguno.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Es muy difícil volver a trabajar después de estar años parado cuidando a un familiar»