Llega a Galicia Too good to go. ¿Qué es?

Crónica económica


sofia.vazquez@lavoz.es

Too good to go nació en Dinamarca como una start-up y hoy es una empresa multinacional que se enmarca dentro de un movimiento mundial que combate el desperdicio de alimentos, en la que están Zéro Gachis -nacido en Francia para poner en contacto a supermercados y usuarios-, Optimiam -también francesa-, NoFoodWasted (Holanda), FoodCloud (Reino Unido), NiLasMigas (España). Too good to go comenzará esta semana a operar en Galicia -concretamente en A Coruña-, a donde llega después de desembarcar en las grandes ciudades españolas -hace siete meses- y en algunas de las más emblemáticas de otros nueve países europeos.

A través de una aplicación en el teléfono móvil, los usuarios pueden adquirir un pack sorpresa que crearán cada día con los alimentos que no han conseguido vender los comercios adheridos a la aplicación. Los clientes no sabrán con exactitud qué comida comprarán hasta llegar al propio establecimiento. «En muchos casos, como puede ocurrir en tiendas de comida preparada, restaurantes de sushi, etcétera, el restaurante o la tienda puede ofrecer, in situ, la opción que el cliente elija allí mismo», explican desde la compañía. 

A través de la app, los usuarios pagarán por cada paquete sorpresa entre dos y cinco euros y el pedido lo recogerán en el propio local. Restaurantes, pastelerías, fruterías, pastelerías, supermercados... podrán, por su parte, reducir con esta modalidad de venta el exceso de comida que tengan cada día, y evitar tirarla toda a la basura. Too good to go se llevará un euro por cada pack que se venda.

La idea de esta aplicación surgió en Dinamarca en el 2016 cuando, durante un buffet libre, sus fundadores -seis amigos expatriados- fueron testigos de cómo se tiraba toda la comida no consumida al final de la cena. Eran alimentos que estaban en perfectas condiciones. Fue entonces cuando el grupo de emprendedores decidió que había que hacer algo para cambiar esa situación y creó la plataforma móvil que hoy cuenta con más de 9 millones de usuarios, más de 18.000 establecimientos asociados y ya ha permitido salvar -jerga de la empresa- más de 12 millones de packs de comida. Entre los socios de la compañía en Europa figuran Costa Cofee, Novotel, Accor Hotels, Spar, Carrefour, Eleven y Sushi Shop.

«El desperdicio de alimentos es ya la tercera fuente generadora de CO2. Nuestro objetivo es conseguir que la comida producida sea igual a la consumida, minimizando el impacto medioambiental. Salvar una sola barra de pan equivale a ahorrar el CO2 que emite un coche tras recorrer un kilómetro», asegura Oriol Reull, responsable de la empresa en España.

La compañía, que evita dar los datos económicos del grupo y la descripción de la participación en el capital de los distintos socios, tiene como primera ejecutiva a Mette Lykke, una emprendedora danesa de 37 años, casada y con dos hijas. Desarrolló su labor como consultora en Europa, en el 2006 se fue a Estados Unidos a trabajar para McKinsey y volvió a Europa solo un año más tarde. Entonces montó Endomondo, una app de fitness y running que en el 2015 adquirió el gigante Under Armou por 85 millones de dólares. Mette Lykke siguió trabajando para el comprador hasta que decidió hacer la primera inversión en Too good to go como business angel (madrina inversora). De acuerdo con los datos manejados por la empresa, cada año, un tercio de todos los alimentos producidos en el mundo se desperdicia. Solo en España se tiran 7,7 millones de toneladas de comida a la basura. Si el desperdicio de alimento global total fuera un país, se convertiría en el tercer estado emisor de CO2 del planeta, solo por detrás de Estados Unidos y China.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Llega a Galicia Too good to go. ¿Qué es?