Trabajo admite retrasos en la tramitación del subsidio para mayores de 52 años

Dice que afectan solo a casos excepcionales, y que se han concedido ya 32.000 ayudas


Colpisa

El Ministerio de Trabajo reconoció ayer que han surgido «dudas de interpretación» en los trámites de concesión del subsidio de desempleo para mayores de 52 años, cuya reforma se aprobó este mes. En cualquier caso, el departamento dirigido por Magdalena Valerio apunta que se trata de «casos muy excepcionales», en los que la tramitación ha quedado pendiente de revisar el cumplimiento de todos los requisitos necesarios, después de que el decreto ley que lo habilita incluyera novedades con respecto al sistema anterior, que hasta ahora beneficiaba a los mayores de 55 años.

Trabajo salía así al paso de algunas informaciones que revelaban una «paralización» en la gestión de estas ayudas por los problemas burocráticos generados en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). La casuística del subsidio es tan heterogénea que los funcionarios habían enviado cientos de dudas a las direcciones provinciales para que fueran estas las que facilitasen los criterios para interpretar en qué casos se podía tener acceso a la ayuda y en cuáles no. Se trata, según explicaron desde los sindicatos, de las incidencias normales cuando se reforma alguna prestación o ayuda, un proceso en el que siempre surgen dudas en la aplicación, aunque para las centrales en este caso podría haber un trasfondo político con el que intentar desacreditar una de las medidas aprobadas en los que ya se han bautizado como viernes sociales del Consejo de Ministros. De hecho, ayer mismo el líder del PP, Pablo Casado, usó el tema como munición electoral, asegurando que el Gobierno había improvisado con la reforma.

Pese a la demora en la resolución de estas dudas, el ministerio aclaró que ya han sido concedidos 32.000 subsidios, entre las 56.000 solicitudes recibidas en menos de un mes. Y que está actuando para que el trámite «se haga con la mayor celeridad para agilizar» el acceso al incentivo.

Las que están todavía en estudio «se resolverán en próximas fechas, en tanto se analicen y se verifique que, de acuerdo con la norma, cumplen los requisitos», aclaran desde el ministerio. En cualquier caso, una vez se confirme que los solicitantes cumplen con todos los requisitos para acceder a la ayuda, «recibirán el subsidio con carácter retroactivo» desde su fecha de solicitud.

La nueva normativa, pendiente de su convalidación en el Congreso de los Diputados, permite que se perciba la prestación hasta la edad ordinaria de retiro y no hasta el momento en que se pueda acceder a la jubilación anticipada, como ocurría hasta el momento, lo que en la práctica obligaba a muchos desempleados mayores a retirarse forzosamente y asumir una pérdida considerable en su pensión. Este cambio, junto a otros que incluye la reforma (como la rebaja de 55 a 52 años para el acceso o el cambio en los criterios de renta) elevó el número de beneficiarios potenciales en 144.000 personas, que se suman a los 266.000 perceptores actuales. La norma establece también que todos ellos cotizarán por el 125 % de la base mínima, mientras que otros 12.000 desempleados que hasta ahora solo lo cobraban de forma parcial pasarán a percibirlo íntegro, como si hubieran trabajado a tiempo completo.

La ayuda, con una cuantía que supera los 430 euros al mes, se extingue ahora cuando el beneficiario alcance la edad ordinaria de jubilación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Trabajo admite retrasos en la tramitación del subsidio para mayores de 52 años