Ir a por galletas al híper y salir con un martillo y en bicicleta de montaña

El grupo francés Auchan, dueño de Alcampo, reservará rincones de sus centros a Decathlon, Kiabi o Leroy Merlyn


Redacción / La Voz

Cuando a finales del año pasado la familia Mulliez -la poderosa saga empresarial del norte de Francia dueña, junto con los Le­clercq, la otra rama de la dinastía, de Auchan (Alcampo) y otras marcas como Kiabi, Decathlon, Norauto o Leroy Merlin- hizo valer su 1 % de diferencia (45,5 % de los primeros sobre el 44,5 % de los segundos) en el capital del grupo para decidir sobre el futuro de Decathlon y eliminar de inmediato terceras marcas (Nike, Adidas...) de sus lineales de venta, nada hacía presagiar qué había detrás de aquella estrategia.

La última junta de accionistas lo ha aclarado. El pasado día 8, la familia tomó la decisión de poner a prueba los corners de sus hipermercados Auchan (los Alcampo, en España), reservándolos para sus marcas hermanas. Significa que los usuarios de estos grandes establecimientos podrán compartir en sus carritos de la compra el pack de leche o el embutido con unas zapatillas de running o una bicicleta de montaña de Decathlon, un taladro de Leroy Merlin, o unos neumáticos de Norauto.

La experiencia se pondrá en práctica, tal y como acordó la junta de los Mulliez, durante el segundo semestre de este año en cinco hipermercados franceses. En el caso de España, uno de sus mejores mercados internacionales en cuanto a ventas e ingresos en la mayoría de sus marcas, habrá que esperar a ver si la iniciativa mejora los resultados del negocio galo -allí los márgenes de ganancia son muy estrechos- para ver si la cúpula de Auchan traslada también este modelo de esquinas compartidas a los hipermercados españoles.

Porque entre los objetivos del emporio francés está el de recuperar clientela. Y si la estrategia funciona, dicen los analistas del sector en el país vecino, el grupo evitaría tener que verse en la tesitura de sacar la tijera para reducir plantilla.

Los primeros frutos

Lo cierto es que en el contexto francés, este tipo de experiencias ya están dando frutos en marcas de distribución de la competencia. Desde mediados del año pasado, Carrefour dio acomodo en algunas de sus superficies galas a la marca Fnac Darty, especializada en la venta de electrodomésticos y tecnología, un segmento muy castigado por la fuerte competencia que ejercen las grandes plataformas de comercio electrónico. Los resultados cosechados parecen prometedores, y este tipo de colaboración entre marcas comienza a asentarse tanto en Europa como en Estados Unidos.

En el caso de las familias Mulliez y Leclercq la simbiosis entre marcas arrojará los primeros resultados a finales de este 2019. Será entonces cuando las cifras decidan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ir a por galletas al híper y salir con un martillo y en bicicleta de montaña