La diversificación salva a Galicia de los dos grandes fiascos de Boeing y Airbus

El sector provee a los modelos 737 y A380, pero su paralización tendrá escaso impacto


vigo / la voz

El mundo entero quiere volar de punta a punta y hacen falta miles de aviones. Las aerolíneas están de compras y todas quieren lo mismo: aparatos ligeros, manejables, de bajo consumo y capacidad media para 200 pasajeros. Por eso ha fracasado el superjumbo A380 de Airbus, un gigante insostenible que el constructor europeo ha decidido dejar de fabricar, tras reconocer su fracaso. Y por eso también, en pleno fragor de la batalla comercial, Boeing se ha visto obligado a suspender las operaciones del superventas B737 Max.

Ambos constructores cuentan con un panel de más de 6.000 proveedores de componentes de todo el mundo, entre ellos los gallegos Delta Vigo, Coasa y, en menor medida aunque tomando fuerza, Utingal, junto a empresas de telecomunicaciones como Centum o Gradiant.

«El sector gallego supera los 130 millones de facturación y los 1.300 empleos» El sector, agrupado en el Consorcio Aeronáutico Gallego, lleva más de una década surtiendo ingeniería, componentes y utillaje a través de su participación en los principales programas comerciales de los cinco mayores constructores aeronáuticos del mundo: el consorcio europeo Airbus, en toda su familia de aviones A320, A230 y A350; el estadounidense Boeing, con proyectos ya para el futuro 797; el portugués Embraer, el canadiense Bombardier y, más recientemente, el gigante estatal chino Comac.

Diversidad de proyectos

Esta diversificación hace que la suspensión de dos grandes proyectos industriales como son el A380 y el 737, en tan corto período de tiempo, tenga un bajo impacto en las empresas gallegas que son proveedoras.

«Boeing es un cliente con potencial de crecimiento en Galicia, al igual que Airbus» En el modelo comercial de Boeing, cuestionado por su seguridad tras los dos recientes siniestros mortales, Delta Vigo es la empresa gallega que ha tenido una participación más activa, concretamente en el mecanizado. «Hemos participado desde Galicia en varias piezas del modelo especialmente en el diseño y fabricación de gradas, bienes de equipo o utillajes. Confiamos en que no tenga una repercusión alta en nuestra industria y eso también dependerá de que no se prolongue en el tiempo la situación negativa que ha provocado el accidente», afirma el presidente del Consorcio Aeronáutico Gallego, Enrique Mallón.

«Esperamos que la investiación avance y se detecten los posibles errores y que una vez subsanados vuelva a producirse con la cadencias exitosas ejecutadas hasta hoy», asegura el responsable del consorcio.

En el superjumbo A380 Coasa produce las denominadas pieles de los alerones. La producción de la planta ourensana, filial de Aernnova, equipa las 11 unidades del A380 que hasta ahora Airbus ensamblaba al año. Junto a Coasa, el otro proveedor gallego es Delta Vigo, responsable del mecanizado de las piezas que monta Coasa en este superavión. Utingal tiene en este proyecto la producción de utillaje.

«Participamos desde Galicia en diversas piezas del A380 pero la realidad es que al ser un modelo con una cadencia baja no tenemos una afectación relevante en estos momentos», explica Mallón, quien recuerda que «Boeing es un cliente con potencial de crecimiento en Galicia al igual que lo es Airbus. Sobra decir que en el Consorcio Aeronáutico Gallego tenemos claro que la aviación es el modelo de transporte más seguro», concluye.

El sector gallego superó el año pasado los 130 millones de facturación a través de su participación en media docena de programas aeronáuticos. La industria emplea a 1.300 trabajadores de alta cualificación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La diversificación salva a Galicia de los dos grandes fiascos de Boeing y Airbus