Calvo elige al astillero Freire para la construcción de un atunero congelador

El buque factoría estará operativo en el 2020 y tendrá 1.500 metros de capacidad


carballo / La Voz

«Nosotros somos de Galicia y hemos apostado por construir nuestro barco con nuestra gente y en nuestra tierra». Así se expresaba ayer Mané Calvo, consejero del Grupo Calvo, tras dar a conocer la firma del acuerdo para la construcción de un nuevo buque atunero, cerquero y congelador con Construcciones Navales P. Freire de Vigo. El barco, que tendrá una capacidad de 1.500 metros cúbicos, faenará bajo bandera española.

El hecho de haber elegido Vigo responde a una razón: «Crear riqueza en donde nosotros estamos». Así dijo el dirigente de Calvo, para quien Freire es un astillero «puntero a nivel mundial y son personas amigas». La operación será «fantástica» para los dos, agregó.

Este proyecto forma parte del plan de renovación de la flota de la conservera de Carballo, que tiene 12 embarcaciones. Dos de ellas son mercantes, tres de apoyo y siete, atuneros. La incorporación de la nueva unidad que se construirá en Vigo no incrementará el esfuerzo pesquero de la compañía, sino que viene a sustituir a otra desguazada en el 2017. Con ello, la compañía gallega cumplirá el compromiso de autolimitación de su capacidad extractiva y no incorporará nuevas naves sin dar de baja otras con capacidad pesquera equivalente.

El nuevo buque, de 77 metros de eslora, está diseñado para cumplir con los más altos criterios de eficiencia energética y será auditado para cumplir con la certificación APR (Atún Pesca Responsable), que evalúa aspectos medioambientales e incluye la presencia a bordo de observadores independientes, el control y localización vía satélite de la flota y la supervisión de las legislaciones laborales, sanitarias y de seguridad. Desde la empresa también destacan que en el diseño se ha tenido en cuenta la habitabilidad del barco, «de forma que ofrezca el mayor confort y calidad para las condiciones de trabajo y la vida de las 30 personas que formarán su futura tripulación».

La renovación de la flota continuará en el futuro «poco a poco, y con bastante tranquilidad», afirmó Mané Calvo. Su objetivo es adquirir buques que gasten menos y que dejen menos huella de carbono. Los atuneros de la conservera faenan habitualmente en el Pacífico oriental (sobre todo el área de El Salvador y Centroamérica), el Pacífico central y en el golfo de Guinea, sobre todo por Costa de Marfil, Chana, Liberia, Sierra Leona o Gabón.

Sin embargo, no todas las capturas de los barcos de Calvo acaban en sus factorías. La conservera las adquiere a precio de mercado a su propia flota, pero no siempre ocurre así. Bien porque las piezas no sean las adecuadas para su demanda o bien porque no las necesite, son vendidas a otros. «Ha habido años que hemos procesado el 75 % de nuestras capturas y ha habido años en los que no ha llegado al 20 %», explica el consejero. Sí tiene la compañía un código muy estricto para los proveedores. «Queremos ser una empresa sostenible», dice Mané Calvo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Calvo elige al astillero Freire para la construcción de un atunero congelador