30.000 hectáreas para impulsar la castaña

Medio Rural anuncia inversiones para sacar más rendimiento económico a los soutos


monforte / la voz

La Consellería de Medio Rural quiere poner en condiciones óptimas de producción las cerca de 30.000 hectáreas de castaños que hay en Galicia. El plan tomará como modelo las actuaciones que este departamento de la Xunta tiene en marcha desde hace meses en Folgoso do Courel, el municipio que tiene cerca del 10% de toda la superficie de soutos existente en el conjunto de Galicia.

El conselleiro José González desveló este lunes las líneas maestras de este programa y lo hizo precisamente durante una visita al municipio de Folgoso do Courel. Acompañado por la alcaldesa Lola Castro y por representantes del grupo de desarrollo local Ribeira Sacra lucense, el titular de Medio Rural explicó que el plan de recuperación de soutos tradicionales que se propone poner en marcha se llevará a cabo en distintas fases.

En primer lugar, los especialistas que trabajan en este proyecto identificarán los soutos y registrarán sus características. A continuación, la consellería tratará de impulsar un modelo de aprovechamiento de las castañas basado en el principio de que su transformación se lleve a cabo en las propias zonas productoras. Los portavoces de la consellería precisan que los actuales dueños de los castaños mantendrán su propiedad exactamente igual que hasta ahora y añaden que la Xunta promoverá las fórmulas «de tipo cooperativo ou asociativo» para la gestión conjunta de estas parcelas. Medio Rural también intentará impulsar el turismo alrededor de la actividad económica que se genere en torno a la producción de castañas. «Queremos -resumió el conselleiro- que o rural sexa o motor da Galicia que vén».

Folgoso do Courel es el municipio piloto en el que la consellería está aplicando estas medidas por anticipado. En su territorio municipal hay 45 soutos, que suman una superficie de cerca de 2.700 hectáreas, cuando en el conjunto de Galicia los técnicos estiman que hay entre 25.000 y 30.000 hectáreas con plantaciones de castaños.

De acuerdo con la información facilitada este lunes por la consellería, en O Courel están ya terminadas las dos primeras fases de este plan. Lo que primero se hizo fue realizar un diagnóstico, la elaboración de los trabajos topográficos y la redacción de los proyectos de obra. Y a modo de segundo paso, llegó la ejecución de obras sobre el terreno para garantizar la puesta en cultivo de tantos castaños como sea posible, a través de desbroces dentro de los soutos o el acondicionamiento de los caminos que facilitan el acceso a los árboles.

En estos momentos acaba de empezar en el municipio de Folgoso do Courel la tercera fase, la de la puesta en cultivo de los castaños. Para ello, seguirá el trabajo de mejora de los caminos, pero también se aplicarán medidas como podas sanitarias y lucha biológica contra plagas. En las dos primeras fases la Xunta ha invertido 300.000 euros.  

La Mesa da Castaña

La Consellería de Medio Rural pretende aplicar el modelo de O Courel al resto de Galicia, pero los responsables de este departamento no adelantaron ni plazos para llevar a cabo este proyecto ni previsiones de inversión. Sí anticiparon que el conselleiro tiene intención de reunir este mismo mes la Mesa da Castaña. Este órgano colegiado fue creado en septiembre del 2017 por la Xunta, pero todavía no ha mantenido ni un solo encuentro. Formado por cinco vocales de distintos departamentos de la Xunta y otros cinco del sector, su objetivo es la producción, la promoción y el consumo de este fruto.

Galicia presume de su castaña por el mundo

Mario beramendi

Más de sesenta países consumen este producto que desde hace casi diez años tiene un sello propio de calidad

Hasta la llegada de los cultivos americanos, las castañas fueron una fuente de alimento indispensable en la cocina rural gallega, sobre todo en áreas de montaña. Servían para apaciguar el hambre en los tiempos de escasez. Asadas, cocidas, en el caldo, con leche... Hoy, siglos después, constituyen un producto autóctono cada vez más apreciado gastronómicamente, que cuenta con sello de calidad desde el 2009 y que se consume en más de sesenta países del mundo, desde México o Arabia Saudí hasta Rusia o Japón.

La Indicación Xeográfica Castaña de Galicia (IXP) tiene actualmente 1.224 hectáreas de superficie inscrita, con 149 productores registrados y diez comercializadores y almacenistas en fresco: solo durante el año pasado se certificaron 106.809 kilos de castaña, lo que generó un valor económico estimado de casi 800.000 euros. Este sello está reservado en exclusivo a los frutos obtenidos de los cultivos autóctonos de Galicia.

Seguir leyendo

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

30.000 hectáreas para impulsar la castaña