Solo en siete concellos gallegos se cotiza lo necesario para pagar las pensiones y el desempleo

En 113 municipios las prestaciones son el principal ingreso de la población


Redacción / La Voz

Es una de las consecuencias del declive demográfico que vive la comunidad. El paulatino envejecimiento de la población, más acusado en las zonas rurales del interior, ha provocado que más de un tercio de los ayuntamientos gallegos tengan en las prestaciones sociales su principal fuente de ingresos, por delante de las remuneraciones de los trabajadores asalariados. En esa situación están, según los datos del IGE (referidos al ejercicio 2016, el último del que hay registros) 113 de los 313 municipios de Galicia. Son casi un 40 % más que los 81 que había en el 2010, en los primeros compases de la crisis económica, de acuerdo al informe sobre renta municipal de los hogares publicado recientemente por el instituto estadístico.

En conjunto, en el 2016, las prestaciones sociales (pensiones o desempleo, principalmente) suponían, en promedio, el 32,6 % de la renta disponible total en Galicia, aunque la cifra fluctúa, y mucho, de un municipio a otro. En aquellos donde la población está más envejecida, principalmente en la provincia de Ourense y en el interior de Lugo, la ratio puede llegar a superar el 50 % (el máximo se sitúa en el 58,3 % en Calvos de Randín y O Irixo). Entre las ciudades, la que presenta las peores cifras es Ferrol, con una tasa de dependencia de las prestaciones sociales del 41 %, en línea con los ayuntamientos de su entorno (salvo Narón). En cambio, los municipios del cinturón urbano de A Coruña (Cambre, Culleredo, Arteixo u Oleiros) y los de Santiago (Ames, Teo y Oroso) se sitúan por debajo del 25 %, no solo por una pirámide poblacional más compensada, sino también por los mayores salarios que cobran los vecinos de estos ayuntamientos, que minoran el peso que las pensiones y otros ingresos de carácter asistencial tienen en la renta municipal.

De hecho, los siete concellos anteriores son los únicos en los que las prestaciones sociales que se abonan a los vecinos del municipio estarían cubiertas por las cotizaciones de los trabajadores de la localidad. En el conjunto de Galicia, la aportación de estos últimos equivale, de media, a un 65,4 % del gasto en pensiones y desempleo, que se pueden financiar gracias al sistema de caja única de la Seguridad Social. El caso más extremo es el de Avión, donde la tasa de cobertura es de solo el 15 % (15 euros de ingresos por cotizaciones por cada cien desembolsados en prestaciones).

Los efectos de la crisis

El informe del IGE también refleja los efectos de la crisis en las nóminas. Y es que del 2010 al 2016 la masa salarial cayó en 251 de los 313 ayuntamientos gallegos, con desplomes que llegan al 36 % (caso de Beade), multiplicando por siete la media gallega (-5,5 %). En este caso afecta, además del declive demográfico (ya que el envejecimiento provoca que se reduzca el número de vecinos en edad de trabajar), el recorte de las retribuciones en los años de recesión.

Cayeron los ingresos de las familias, pero no sus gastos. En concreto, los tributarios. Y es que la factura fiscal creció un 7,7 % en los siete años analizados por el IGE. Los coruñeses de Ribeira y Oleiros, con alzas que rozan el 54 y el 49 %, son los municipios en los que más aumentó el pago de impuestos en ese período, mientras que el lucense de Muras fue en el que más cayó, un 41 %, Claro que en esos siete años el municipio perdió a uno de cada seis habitantes.

Máis información

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Solo en siete concellos gallegos se cotiza lo necesario para pagar las pensiones y el desempleo