Salomé Carrera: «Siempre hay incertidumbres, pero nunca dudé del futuro de la empresa»

La directora general de Pili Carrera lidera la salida del concurso asumiendo el error de haber crecido por encima de lo que mandaba el mercado


Vigo / La Voz

Hace tres años que Pili Carrera, la firma de moda infantil fundada en 1963 por Bienvenido Carrera y María Pilar Rodríguez, culminó el proceso de relevo generacional convertida en una sociedad limitada, y administrada y dirigida por la hija del matrimonio fundador y también diseñadora, Salomé Carrera Rodríguez. Su toma de control de la empresa coincidió con el peor momento de la firma, con una estructura de producción sobredimensionada para un mercado a la baja. Fue un duro reto que ha conseguido superar en tiempo récord, aunque no ha sido nada fácil.

La empresa de moda infantil, que se acogió a un concurso voluntario de acreedores en septiembre del 2018 sale adelante con un quita de la mitad de la deuda (poco más de 5 millones) y un plan de viabilidad que pasa por un recorte del 30 % de la producción y 39 despidos.

Con el rumbo ya enderezado, Salomé Carrera habla por primera vez de crisis de la empresa y las expectativas de futuro.

-Acaban de pedir al juzgado el levantamiento del concurso. Con qué ánimo afronta esta nueva etapa que se abre en Pili Carrera.

-Acabamos de finalizar una etapa que ha sido muy dura para todos. Ha sido un proceso al que nunca habríamos querido llegar, pero al que hemos nos vimos abocados si queríamos asegurar la viabilidad de nuestra compañía. A partir de ahora, en Pili Carrera emprendemos una nueva etapa con muchas motivaciones y con muchas ganas de trabajar. Pero, sobre todo, abrimos esta nueva etapa aprendiendo de los errores que hemos cometido en el pasado, para no volver a repetirlos.

«El concurso ha sido un proceso muy duro al que nunca habríamos querido llegar»

-Entre esos errores que menciona puede estar el ERE que se vio obligada a retirar por la presión sindical. ¿Ese ERE habría evitado el concurso?

-No, no lo habría evitado. De todos modos habría quedado pendiente la reestructuración financiera de la compañía.

-¿En algún momento ha temido por el futuro de la empresa?

-Nunca hemos temido por el futuro de la empresa. Reconozco que cuando se toman decisiones siempre se genera alguna incertidumbre. Pero, en mi opinión, solo se equivoca el que no afronta los retos y no asume sus responsabilidades. Decidir iniciar un proceso concursal es el ejemplo perfecto de una situación de incertidumbre que se genera y que hay que afrontar. Pero en ningún caso dudé del futuro de la empresa.

-¿Cómo va a ser Pili Carrera a partir de ahora?

-La imagen de marca que tenemos está muy fuerte y nuestras señas de identidad no van a cambiar. Nosotros vamos a seguir trabajando para ofrecer al cliente unas colecciones impecables, con la misma calidad y el diseño que nos caracteriza.

-En los próximos años la empresa ha de afrontar un plan de pagos. ¿Cambiará en algo su proceso de producción para abaratar costes?

-Una de las causas de la insolvencia de la compañía y por la que finalmente se recurrió a presentar concurso de acreedores fue la determinación del volumen de producción en base a la estructura productiva de la empresa y no a la demanda del mercado. Esto sí va a cambiar, porque así está contemplado en el plan de viabilidad de la compañía. La producción va a tener que sufrir una reducción de un 30 %, con la finalidad de poder ajustarla al volumen de producto que nos pide realmente el mercado.

«Vamos a seguir fabricando en Mos, y ofreciendo unas colecciones impecables»

-Pili Carrera es de las pocas empresas textiles que mantiene en Galicia toda su estructura de producción. ¿Prevén deslocalizar o subcontratar alguna actividad, como hacen la mayoría de las textiles gallegas?

-Nosotros vamos a seguir fabricando nuestro producto en nuestra planta de Mos, y también contaremos con los talleres como hemos venido haciendo hasta ahora para la fabricación de determinadas prendas.

«El componente local nos distingue de la competencia»

A pesar del mal momento pasado, la firma Pili Carrera no ha cerrado ninguna tienda. La empresa cuenta en estos momentos con presencia en 16 países y genera cerca del 40 % de sus ventas en el extranjero. La compañía con sede en Mos (Pontevedra) opera con tiendas propias y a través del canal multimarca, donde comercializa sus colecciones en unos 800 puntos de venta.

-¿Prevén algún tipo de repliegue internacional, dadas las incertidumbres de muchos mercados y el riesgo que supone.

-Ahora mismo estamos viviendo una inestabilidad geopolítica que es negativa para el crecimiento económico, pero en nuestro caso apenas tenemos clientes en países de riesgo. Por el momento no hemos notado esa repercusión, pero nunca hay que bajar la guardia porque nuestra firma tiene mucha presencia en el extranjero tanto en el canal monomarca como en el multimarca.

-¿Cómo está el mercado de moda infantil? ¿Hay mucha competencia?

-El mercado de moda infantil, como todos los mercados, no es indiferente a la globalización económica y a los cambios que vivimos. Creo que el sector debe adaptarse a los nuevos canales de distribución y al aumento de la internacionalización. Debemos resolver nuevos problemas, existe mucha complejidad a la hora de encajar la política de precios cuando se trabaja con varios operadores al mismo tiempo, especialmente con distribuidores on-line y mercado tradicional. Por eso creo que es muy importante tener una marca fuerte, con unos valores de calidad y un componente local que nos diferencian de todos nuestros competidores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Salomé Carrera: «Siempre hay incertidumbres, pero nunca dudé del futuro de la empresa»