La tercera gran reforma de Endesa que despeja su vida 25 años

Unos 500 empleados de subcontratas acometen las obras en la mayor planta de carbón del país


ferrol / la voz

Durante meses, en As Pontes se contuvo el aliento ante la posibilidad de que Endesa descartase transformar su central de carbón, el pulmón y el corazón del pueblo, para adaptarse a los requerimientos de funcionamiento exigidos por la Unión Europea. En octubre del 2014, su consejero delegado, José Bogas, despejó toda incertidumbre al asegurar las inversiones en las térmicas de carbón importado, aunque no sería hasta la primavera del 2017 cuando diesen comienzo los trabajos. Es la tercera gran transformación por la que atraviesa la térmica pontesa, que en estos momentos está suponiendo ya un revulsivo para el empleo en la comarca ferrolana. Medio millar de trabajadores de entre 50 y 80 firmas subcontratistas se encargan de ejecutar unos trabajos que se prolongarán hasta julio del 2020, cuando entran en vigor los nuevos requisitos ambientales.

Mientras que Meirama tiene que enfrentarse al fin de la vida útil de su instalación industrial más señera, en As Pontes se respira con el avance de unas obras que son visibles desde la entrada al municipio.

La transformación de las instalaciones de la villa minera -de la que dependen alrededor de 700 puestos de trabajo en Ferrolterra- darán otra vuelta de tuerca al recorte de las emisiones contaminantes de la central. Así, se reducirán en un 71 % las de dióxido de azufre, en un 62,5 %, las de óxido de nitrógeno, y en un 80 %, las partículas. Para acometer esta ambiciosa actuación, la eléctrica invierte 217 millones de euros, que entre otros servirá para financiar la construcción de nuevas instalaciones. Más de un año después de que se iniciasen los trabajos, la factoría ya cumple con algunas de las exigencias medioambientales impuestas en la Directiva de Emisiones Industriales (DEI) de la Unión Europea, ya que el sistema de desnitrificación de los gases de combustión ya está en funcionamiento.

Trabajos en marcha

El grueso de los trabajos se ciñe ahora en torno a las instalaciones de desulfuración, a la par que ya están en fabricación todos los equipos necesarios que se van a emplear en la reforma. La obra civil de la planta de tratamiento de efluentes para la desulfuradora ha arrancado también.

No es casualidad que Endesa haya elegido la térmica pontesa -junto con la de Carboneras, en Almería- para mantenerla en funcionamiento, en pleno contexto de descarbonización de la economía. La central del municipio eumés es la mayor del país, con 1.400 megavatios de potencia, y también una de las más eficientes. Su funcionamiento tiene, además, un impacto directo en el puerto exterior ferrolano, en donde se descarga el mineral de importación que será empleado en la producción de energía.

Economía circular

Una vez que la reforma haya culminado, la eléctrica impulsará también otros proyectos de economía circular en sus instalaciones de As Pontes, ya que sopesa valorizar y comercializar parte de los materiales que se generan en los nuevos procesos, como yesos y sulfato amónico. El destino de esos materiales será su uso como cementos y fertilizantes agrícolas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La tercera gran reforma de Endesa que despeja su vida 25 años