El capital asiático se acomoda en la economía gallega

La mayor operación hasta la fecha es la compra, y posterior ampliación de producción, de Gándara Censa, especializada en calderería pesada


redacción / la voz

La primera gran inversión de China en España llegó en el año 2009, cuando Unicom adquirió el 1 % de Telefónica en una operación valorada en 1.000 millones de dólares. Tras las telecomunicaciones, el turismo (NH y Meliá) y la energía (Madrileña Red de Gas) son los sectores que más capital han recibido procedente del gigante amarillo.  

La primera compra importante en Galicia se firmó unos años más tarde, en el 2013, por 54 millones de euros. Fue la adquisición de Gándara Censa, una empresa especializada en calderería pesada, ahora convertida en Citic Censa y centro neurálgico del plan de expansión del consorcio chino Citic Heavy Industries hacia Sudamérica. En el 2014, el coloso chino aprobó otra gran partida de 40 millones para ampliar su producción, redondeando así un montante de 94 millones. Es, hasta la fecha, la mayor operación. La gran industria ha sido el principal objetivo de los inversores asiáticos, que han centrado sus adquisiciones en la calderería pesada, la construcción naval y, cada vez más, la alimentación, aunque también han llegado a pujar por el Celta de Vigo.

El sector conservero es, precisamente, el protagonista de otra operación relevante, que se materializó en el 2016 con la compra de Hijos de Carlos Albo por parte de la pesquera Shanghai Kaichuang (hoy integrada Bright Food) por 60,9 millones de euros. El interés en la conservera gallega se explicó por el incremento del consumo de pescado en el país asiático, pero también por tratarse de un producto de gran demanda en todo el mundo.

Shanghai Kaichuang tiene planes de crecimiento en Galicia, en donde busca suelo para una gran instalación que tiene fecha de arranque en el 2020. Y no es el único inversor chino interesado en la industria gallega de la pesca. Fondos asiáticos merodean por Nueva Pescanova y el gigante Legend Holdings presentó oferta de compra por el grupo Iberconsa, que negocia su venta con el fondo californiano Platinum.

Otra de las grandes operaciones asiáticas, aunque mucho menos transparente, fue la llevada a cabo por inversores chinos en Galicia para la compra del 60 % de los astilleros del grupo Rodman por parte de la sociedad chino-angoleña China Sonangol, con sede en Singapur. Esta firma llegó a Galicia representada por el magnate Sam Pa, desaparecido supuestamente por estar en prisión desde hace más de medio año. El año pasado, el empresario gallego Manuel Rodríguez se hizo con el control de sus empresas recomprando los astilleros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El capital asiático se acomoda en la economía gallega