La cuota de la hipoteca cae un 18 % en diez años, mientras el alquiler sube un 12 %

Los hogares gallegos ingresan 50 euros más al mes que antes de la crisis


redacción / La Voz

Aunque a un ritmo mucho más lento del que seguramente desearían, las familias gallegas empiezan a notar en el bolsillo los efectos de la recuperación económica. Así lo atestigua la encuesta estructural a los hogares que ayer publicó el Instituto Galego de Estatística, que desvela que los ingresos medios de las familias de la comunidad crecieron un 3,6 % en el 2017, el último año analizado, y se sitúan ya en los 2.079 euros por hogar.

Tras el quinto ejercicio consecutivo al alza, la renta media alcanza su máximo en la serie histórica, que arranca en el 2007, justo el año previo al estallido de la crisis económica, y superan por fin los niveles de ingresos previos a la recesión, con 50 euros de media más al mes que en el 2008, cuando se había marcado el pico anterior.

En máximos están también, gracias a esta mejoría microeconómica, las familias que dicen llegar desahogadas a final de mes, que por segundo año son más de la mitad del total (52,2 % en el 2017), mientras que las que aseguran pasar dificultades para estirar la nómina caen al 47,8 %, la cifra más baja desde que se hace este estudio. Una estadística que muestra que es en los pequeños ayuntamientos, de menos de 10.000 habitantes, donde hay más gente con problemas para llegar a fin de mes, más de un 52 %, ocho puntos más que en las ciudades.

En una situación más crítica, con carencia material severa, hay 51.000 familias, que no pueden permitirse disponer de teléfono, lavadora, una comida de carne o pescado cada dos días, o tienen que retrasarse en el pago de la vivienda y los consumos domésticos. Son, eso sí, cinco mil menos que hace un año antes y treinta mil menos que en el 2011, en el momento más crítico de la recesión económica.

Menos presión en el gasto

Parte del alivio que notan las familias para llegar a final de mes viene del menor gasto que soportan para mantener la vivienda. Al menos, las que tienen casa en propiedad. Y es que, según las cifras del IGE, el gasto medio en hipoteca en las familias gallegas cayó casi un 4 % en el 2017, hasta situarse en los 380 euros mensuales, gracias entre otras cosas a la caída sostenida del euríbor. En los últimos diez años, la cuota media de los préstamos sobre vivienda se ha reducido más de un 18 %, permitiendo un ahorro de unos 80 euros mensuales en ese capítulo. Menos alegrías tienen los gallegos que viven en un piso arrendado que, aunque con menor intensidad que en otras zonas de España, sufren también los efectos de la burbuja del alquiler. Y es que la renta media subió un 7 % el año pasado y acumula ya un incremento del 12 % desde el inicio de la crisis.

Quizás por este aumento de precios, el número de hogares que viven de alquiler se redujo por primera vez en cinco años. Son 130.600 en toda la comunidad, un 12,3 % del total. De ellos, casi la mitad, un 48,7 % del total, dedican menos del 20 % de sus ingresos mensuales a pagar la casa y solo un 8,5 % ven cómo el capítulo de vivienda se come más de la mitad de su presupuesto.

La subida de los alquileres es especialmente acusada en las grandes ciudades, con alzas de hasta un 19 % en Ferrol (que, sin embargo, se mantiene como la urbe más barata para vivir arrendado). Vigo, con 385 euros al mes (un 14,5 % más), pasa a ser la más cara, adelantando a Santiago.

Dependencia de prestaciones

Otra de las conclusiones interesantes (e inquietantes) del estudio del IGE es que, pese a la mejoría económica, cada vez es más acentuada la dependencia de pensiones u otras prestaciones públicas. En más de un tercio (34 %) de los hogares es la única fuente de ingresos, y en un 43 % de las familias de la comunidad suponen más de la mitad del dinero que entra en casa.

De cada cuatro viviendas, solo en una reside algún menor

c. punzón

La nueva encuesta estructural de hogares del IGE apunta desde otra perspectiva distinta a la demográfica a uno de los mayores problemas a los que se enfrentará Galicia en este siglo: su envejecimiento. El análisis de cómo están conformadas las viviendas de la comunidad refleja que de cada cuatro hogares solo en uno de ellos vive ya algún menor de 16 años. Del 1.061.680 hogares existentes en Galicia hay 814.716 en los que no habitan menores.

Mientras en ese 76,7 % de las residencias no hay menores de 16 años, solo en un 14,7 % hay al menos un componente de dicho grupo de niños y jóvenes y únicamente en un 8,55 % hay dos o más.

La provincia con más bajo registro de hogares con menores es Ourense, ya que en el 81,9 % de las viviendas sus ocupantes superan la franja de los 16 años. Pontevedra es, en cambio, donde hay más menores, al estar presentes en el 26,6 % de las residencias.

Y mientras la presencia de niños y jóvenes apenas supera el 23 % de los hogares de Galicia, el de las viviendas habitadas exclusivamente por mayores de 65 años llega al 22,7 % del total. Superan la edad de jubilación los habitantes de 241.023 hogares de la comunidad, creciendo incluso su volumen en un 1,73 % en el último año.

De entre los siete grandes concellos es el de Ferrol, y con notable diferencia, donde hay más hogares de mayores de 65 años, el 30 % de los registrados en el municipio, y le siguen Ourense (24,7 %) y A Coruña (23,7 %). En el extremo contrario figuran Pontevedra (14,7 %), Santiago (14,9 %) y Lugo (18,9 %), quedando Vigo en una franja intermedia (19,6 %).

La gran mayoría de los jóvenes de entre 18 y 34 años sigue viviendo con sus padres (el 63,1 %), circunstancia que favorece que el hogar más frecuente siga siendo el de una pareja con hijos, composición presente en una de cada tres residencias. Los de parejas sin hijos son un cuarto del total y se aproxima a ese porcentaje también el de viviendas de un solo habitante, que son en concreto el 21,65 %, nivel que se supera ampliamente en la provincia de Ourense y que no se alcanza en Pontevedra aún.

Por urbes, es A Coruña donde mayor número de viviendas unipersonales hay (el 26 %), y Pontevedra, donde menos (18,7 %).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La cuota de la hipoteca cae un 18 % en diez años, mientras el alquiler sube un 12 %