El futuro de Vulcano sigue en el aire

El astillero prometía entregar el ferri en cuatro semanas a la naviera Armas, que exige una planificación creíble, a la que está supeditada la financiación del Santander


vigo / la voz

El futuro de Vulcano tiene grandes nubarrones sobre el horizonte, aunque ayer asomó el sol en la reunión que se celebró en la sede del Igape, que tenía como fin evitar la inmediata liquidación de la empresa, que en el 2019 celebrará su centenario. El astillero vigués ha logrado evitar que se ejecute la cancelación del contrato del ferri si el 20 de enero no entrega el barco a la naviera Armas, propietaria de Trasmediterránea, según informó la empresa. La finalización del barco sufre un retraso de más de seis meses por falta de liquidez, lo que ha ido retrasando los trabajos. A este problema se han sumado otros como un fallo en el motor que obligó a su reparación tras su primera incursión de pruebas en la ría.

Para abordar la situación y tratar de mantener a flote el histórico astillero de la ría de Vigo, en la sede del Instituto Galego de Promoción Económica se reunieron el director del organismo, Juan Cividanes, y el empresario Pablo Santodomingo, dueño del astillero, con técnicos de la Consellería de Economía e Industria, representantes de la armadora (la naviera Armas), del Banco Santander y de Pymar (la patronal de pequeños y medianos astilleros), y representantes de los trabajadores y el secretario general de Comisiones Obreras, Ramón Sarmiento.

Tras la reunión en Santiago, el futuro de Vulcano sigue en el aire, porque el Banco Santander, que es el que tiene que financiar la operación, no se ha comprometido a hacerlo mientras no tenga sobre la mesa un calendario con plazos creíbles, pero hay un atisbo de esperanza. «La voluntad de todas las partes es que se acabe el barco», señaló el presidente del comité de empresa, Nicolás Sangabriel, de CC. OO.

Lo que ha puesto sobre la mesa la armadora Naviera Armas ha sido la exigencia al astillero de un cronograma creíble después de tantas demoras. Vulcano se ha comprometido a acabar el barco en cuatro semanas, pero Armas no se cree ese plazo, después del retraso de seis meses que acumula el proyecto, y le ha pedido a la empresa que presente un calendario de trabajo verosímil, que el astillero entregará el lunes después de una asamblea en la que participará toda la plantilla. En la reunión, el Banco Santander se mostró dispuesto a financiar la operación si astillero y armador llegan a un acuerdo. La entidad tendría que inyectar cerca de 15 millones de euros, que es la cantidad que falta para pagar a los proveedores (más de 10 millones) y para terminar el barco (casi 5 millones).

Según explicó Nicolás Sangabriel tras el encuentro, la nueva planificación deberá ser «refrendada por todas las partes», es decir, por la naviera, por la parte financiera, por Pymar, por la Xunta por y el propio comité de personal. «Este primer paso es importante, porque sin esta decisión de acometer una nueva planificación más ajustada a la realidad, no se puede empezar a hablar de nada más», añadió Sarmiento.

A partir de ese momento, una vez que todos los agentes implicados lleguen a un acuerdo sobre cómo se gestionará el trabajo para acabar el ferri, queda la negociación para conseguir la financiación, por lo que «esto todavía no está resuelto».

El astillero consiguió el 15 de enero de este año en el juzgado de lo mercantil el reconvenio para aplazar el pago de la deuda que mantiene con Pymar y con el Banco Popular, según informó E. V. Pita. Estas deudas lastran su cuenta de resultados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El futuro de Vulcano sigue en el aire