Martí Solá Sugrañes: «Familias vulnerables viven en las casas menos eficientes, y debería ser al revés»

Lanza un plan para aislar mejor hogares de familias que sufren pobreza energética; ya han detectado 14 inmuebles en Galicia


redacción / la voz

La Fundación Naturgy lanzó hace un mes un plan para mejorar el aislamiento térmico de hogares en los que residen familias con pocos recursos económicos. Ha arrancado en Galicia, Madrid y Cataluña. Para financiar las obras, la iniciativa incluye la creación de un fondo solidario para recaudar aportaciones particulares que la fundación, dirigida por Martí Solá, se compromete a igualar.

-¿Cómo van las aportaciones?

-Buf, aún estamos en el estado inicial del fondo, empezamos en octubre. Andamos con labores de divulgación para que la gente vaya efectuando sus aportaciones. Cuando pasen nueve meses o así haremos un balance. En cualquier caso, la fundación se compromete a igualar las aportaciones particulares.

-Pero ¿tienen alguna cantidad en mente a la que pretendan llegar?

-Lo que pretendemos es que el fondo llegue al mayor número de familias posible.

-¿Cómo se ejecutará ese plan de rehabilitaciones? ¿Cómo elegirán las viviendas?

-El destino del fondo son viviendas de familias vulnerables y como era muy difícil (o imposible) ir casa por casa, lo que hicimos fue gestionarlo a través de entidades del tercer sector. Lo hacemos así porque un porcentaje muy elevado de familias vulnerables viven de alquiler, y no sería lógico que nosotros dedicáramos unos recursos a un piso que hoy es vivienda social, pero igual dentro de dos meses ya no. Para que la inversión sea permanente lo hacemos a través de estas entidades, que tienen viviendas en propiedad, o cedidas, dedicadas a alojar a familias en apuros. En Galicia estamos con Cáritas de A Coruña, que ya ha identificado 14 inmuebles y las obras que precisan para hacerlos más eficientes energéticamente.

-¿Y qué tipo de rehabilitaciones se acometerán?

-Rehabilitar energéticamente un edificio entero cuesta por vivienda entre 25.000 y 30.000 euros. Este gasto es imposible para familias que llegan a final de mes con dificultades. Hicimos un estudio que ha acabado siendo un libro que se llama Rehabilitación exprés de viviendas vulnerables, soluciones de bajo coste. En él analizamos medidas que no requieren ni permisos ni arquitecto y que se pueden ejecutar con las personas viviendo dentro. Hemos hecho un catálogo de 77 medidas. Entre otras, aplicar pinturas aislantes o colocar burletes en puertas y ventanas. También hay otras más complejas como inyectar resinas en las paredes que filtran humedad. La mayor parte de las viviendas están construidas antes de 1980, que es cuando apareció el código técnico de la edificación que obliga a poner aislamiento. Y coincide que muchas de estas familias viven en ese tipo de pisos mal aislados y que tienen un consumo energético elevado. Con la rehabilitación exprés conseguimos aislarlos bien y ahorrar.

-¿Cuánto?

-Depende de las medidas y de la zona climática, pero el ahorro puede alcanzar el 40 %.

-Son actuaciones pequeñas en las viviendas. ¿Cuánto cuestan? ¿Y cuál es el presupuesto total?

-Los costes que pensamos invertir por vivienda van del centenar de euros a 3.000 o 4.000, porque nos interesa llegar al máximo número de familias, y no actuar en tres viviendas muy bien hechas y dejar las demás. Ahora estamos con la identificación de los inmuebles y de lo que hay que hacer en cada uno de ellos, en muchos casos hay que arreglar humedades, y en algunas hay que poner cristales. Así que dependerá del coste unitario por vivienda y de las aportaciones que consigamos.

-¿Por qué un plan para rehabilitar viviendas?

-La fundación puso en marcha el plan de vulnerabilidad energética hace dos años, con diferentes líneas de trabajo. Mantenemos acuerdos con entidades del tercer sector, porque la pobreza energética no es un problema aislado. Una familia vulnerable, pobre, tiene distintos aspectos a trabajar, la vivienda, la alimentación, y también la pobreza energética. Vimos que teníamos que colaborar con estas entidades, que no podíamos ir solos a tratar un problema general abordando un aspecto específico. También nos dimos cuenta de que la vivienda es un factor estructural y fundamental. Hay ayudas como el bono social que van directamente a un problema puntual, pero se va a necesitar año tras año si no somos capaces de mejorar la calidad de las viviendas. Las familias vulnerables viven en las casas menos eficientes, cuando debería ser al contrario y decidimos centrarnos en eso y elaborar un plan de rehabilitación. Es fundamental que los hogares sean más eficientes, así menos recursos tendrán que dedicar estas familias al capítulo energético. Nosotros no vamos a poder arreglar el 80 % de las viviendas, pero sí que conseguimos incentivar este tema.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Martí Solá Sugrañes: «Familias vulnerables viven en las casas menos eficientes, y debería ser al revés»