Alcoa se niega en redondo de nuevo a retirar los 700 despidos y solo acepta negociarlos

Los sindicatos insisten en que recapacite durante la primera reunión del período de consultas del expediente


la voz

Primera reunión oficial entre Alcoa y los sindicatos de las plantas de A Coruña y Avilés para negociar los casi 700 despidos en esas fábricas. La mesa no llegó a entrar en materia, es decir, no habló de las indemnizaciones que ofrecerá la compañía a los trabajadores ni tampoco si dará opción a traslados a las instalaciones de San Cibrao, las únicas de España que mantendrá abiertas la multinacional del aluminio.

Fuentes de la empresa explicaron que el que denomina plan social, que incorporará esas condiciones, se presentará probablemente en la próxima reunión, prevista para el martes que viene.

La reunión se celebró en Madrid y duró casi cinco horas.

Julio Moskowich, delegado de la CIG en la fábrica de A Coruña, explicó que buena parte de ese tiempo lo dedicaron los representantes sindicales (siete gallegos y seis asturianos) a reclamar de nuevo a la compañía la retirada del expediente de extinción a la espera de que aparezcan compradores para las plantas. Eso mismo le exigen a Alcoa los Gobiernos central y autonómicos. Pero, según avanzó Moskowich, los representantes de la dirección negaron en rotundo tal posibilidad. Solo quiere negociar el cierre de las fábricas y los despidos de todos sus operarios.

Los representantes sindicales de A Coruña también aprovecharon la reunión de la mesa negociadora para insistir en que deben producirse dos procedimientos paralelos, pues se trata de dos instalaciones diferentes. La respuesta fue otro no.

La empresa, por su parte, detalló los motivos que la empujan a esta drástica resolución. Detalles técnicos aparte, que aportaron ayer a los sindicalistas, la multinacional justifica los cierres porque se trata, dice, de dos fábricas antiguas, con tecnología desfasada y que han dejado de ser competitivas. Con A Coruña y Avilés, Alcoa pierde dinero, asegura el grupo.

La comisión negociadora quedó constituida el pasado día 27, tras varias semanas de dilación sobre los planes previstos por la empresa. En su casi único gesto de debilidad, Alcoa aceptó prolongar la duración del período de consultas, que debería concluir el 26 de este mes, hasta el 15 de enero como mucho, pero siempre que existan suficientes avances en las negociaciones y si se considerara necesario para un acuerdo.

La compañía dice estar dispuesta a valorar propuestas de posibles compradores «que presenten una propuesta sólida y viable, y respetuosa con los trabajadores».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Alcoa se niega en redondo de nuevo a retirar los 700 despidos y solo acepta negociarlos