PSA mandará a casa los viernes a 400 empleados durante un año por la caída de producción

Dos modelos para Turquía y África no tienen el éxito esperado


vigo / la voz

La fábrica de PSA  Peugeot Citroën en Vigo aprobó un expediente de regulación temporal de empleo que afectará como máximo a 400 trabajadores durante 50 días desde el 10 de diciembre hasta finales del 2019. El motivo es la disminución de la demanda de los modelos Peugeot 301 y Citroën C-Elysée. Los afectados se irán a casa los viernes. El Servicio Público de Empleo les pagará el 70 % del sueldo de esa jornada y la empresa otro 10 %.

El ERTE, que fue respaldado por el Sindicato Independiente de Trabajadores (SIT) y UGT, que representan al 75 % de los trabajadores, supone la supresión de uno de los dos turnos de la línea de producción 1, la que ensambla los modelos que están teniendo menos éxito debido a la crisis en los mercados a los que van destinados: Turquía y norte de África.

Los trabajadores que acepten trabajar solo el fin de semana tendrán una compensación de 2.000 euros. A cambio de firmar el ERTE los sindicatos han logrado que la empresa haga indefinidos a 140 empleados en este próximo año. Además, otros 130 que están a tiempo parcial pasarán a tener contrato fijo. De estos, 50 lo conseguirán este año y el resto, a finales del 2019, cuando la línea 1 comience a recuperar producción con la entrada del nuevo modelo, un SUV denominado en la jerga interna V-20.

El acuerdo no afectará a las vacaciones ni a las primas. Se ha establecido un calendario provisional de días que deberán ser confirmados por una comisión de seguimiento a la que pertenecen miembros de la dirección y representantes de los sindicatos firmantes.

El responsable del SIT-FSI y presidente del comité de PSA Vigo, Juan José Muñoz, señaló que la empresa cedió ante varias demandas de los sindicatos, como por ejemplo hacer 40 fijos más de los 100 que se habían previsto. Por su parte, Ana Belén Valiño, de UGT, destacó que quedan excluidos del ERTE los trabajadores a tiempo parcial y los eventuales. También los de más edad.

Entre los críticos, Víctor Mariño, de CUT, dijo que están analizando jurídicamente los términos de la regulación de empleo, por si cumple con la legalidad vigente. Santiago García, de CC. OO., también criticó la medida, ya que «muchos trabajadores -dice- se verán afectados por culpa de esta decisión por parte de la empresa».

En la misma línea, un representante de la CIG, Manuel Domínguez, indicó que el ERTE «está penalizando aos traballadores».

Mientras, la dirección de PSA Vigo valoró el «tono constructivo» que imperó durante la negociación del expediente para el período de transición que ahora se abre en la línea 1 hasta la fabricación en serie de los V-20, que será a finales del 2019.

General Motors cerrará siete fábricas y recortará el 15 % de la plantilla

El gigante de la automoción General Motors (GM) anunció ayer un plan de reestructuración que incluye el cierre de siete factorías en todo el mundo. Entre estas se encuentran dos plantas de montaje en Estados Unidos (Detroit y Lordstown), otra en Canadá (Oshawa) y dos más en países que de momento no ha concretado. Además de las fábricas de coches, el grupo añadió que también clausurará dos plantas de producción de motores en EE. UU. (en Baltimore y Warren). Cierres que se suman al ya anunciado en Corea del Sur.

La empresa no precisó el número de trabajadores que perderán sus empleos, pero destacó que el objetivo final pasa por reducir la plantilla en un 15 %, cifra en la que se incluye un recorte del 25 % en la estructura de cargos directivos, «para agilizar la toma de decisiones». Las medidas, según el grupo, forman parte de un proceso de «transformación para el futuro» con el que pretenden conseguir un ahorro de 6.000 millones de dólares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

PSA mandará a casa los viernes a 400 empleados durante un año por la caída de producción