Luis Vadillo: «Cobrar está asegurado, lo que hay que ver es cuánto, y durante cuánto tiempo»

Rubén Santamarta Vicente
rubén santamarta REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Vadillo detecta en Galicia una mayor inquietud social sobre el futuro de las prestaciones públicas

16 nov 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace años, el BBVA decidió crear una división dentro del banco, independiente -no se dedica a negocio- que sirviera como órgano de debate sobre pensiones, con un equipo asesor y el uso de big data para analizar el futuro de esas prestaciones. Al frente de este Instituto BBVA de Pensiones está Luis Vadillo.

-¿Cuál es la salud del sistema de pensiones en España? ¿Hay motivos para la preocupación?

-Yo no hablaría de una situación preocupante, aunque es cierto que desde el año 2010 está en déficit, y no parece que sea cuestión de algo a corto plazo, sino estructural. Y con el aumento de la longevidad, algo muy positivo, habrá que pagar más pensiones, y a más pensionistas.

-¿Obliga a repensar el sistema constantemente, o bastaría con una buena reforma para garantizar la sostenibilidad a largo plazo?

-Hay varias cosas a la vez. Primero, hay que estar constantemente repensando en nuestras pensiones, a nivel particular, para que nos preparemos para esa etapa de nuestra vida. Desde que empezamos en la vida laboral, aunque parezca que nos queda mucho, tenemos que conocer la pensión que vamos a tener, y prepararnos para ello. Y por otro lado, hay que hablar de una política de Estado, del acuerdo que tiene que haber para reformar, con un gran acuerdo, el sistema para varios años, para que perdure.

Parece complicado pensar en una reforma válida a largo plazo...Hay mimbres para poder llegar a un buen acuerdo y velar por la sostenibilidad de nuestro sistema, revisarlo permanentemente, vigilando las variables que influyen. Y la demografía es clave para advertir qué sucede con los gastos. Pero hay que mirar también qué hacemos con los ingresos, y qué pasa con los impuestos.

-¿Detectan que hay ahora una mayor preocupación? Los pensionistas han salido a la calle, el debate ha pasado del Congreso a los hogares...

-Las pensiones son el quinto problema de los españoles, según el CIS. Y lo vemos en las manifestaciones, en los medios... En las seis encuestas que llevamos elaborando en el Instituto BBVA de Pensiones se ha visto perfectamente esa preocupación: el 80 % de los consultados se muestran inquietos por el futuro. Pero resulta que luego no hacen nada. Y preguntados los pensionistas, de manera amplia dicen que su pensiones están garantizadas, lo que les permite vivir tranquilos, pero no lo tienen cada claro qué sucederá en las siguientes generaciones. ocho de cada diez están preocupados por la pensión de sus hijos, y seis de cada diez creen que no están garantizadas.

-¿Y está justificada esa preocupación? ¿O es un temor alimentado de manera interesada?

-Nosotros pensamos que va a haber pensión pública, es un pilar claro de nuestra Seguridad Social. Hay que analizar la sostenibilidad y la suficiencia, y es una manga corta: si las pensiones son más generosas, irá contra la sostenibilidad; si las pensiones van a más largo plazo, irán contra la suficiencia. Hay que buscar el equilibrio, pero seguro que vamos a cobrar pensión. Lo que hay que ver es cuánto cobraremos, y cuánto tiempo. Y seguirá funcionando el sistema de contrato intergeneracional, eso de que los trabajadores actuales pagamos la pensión de nuestros actuales jubilados, que a su vez pagaron las de los anteriores.