José Delfín Pérez: «Galicia tiene capacidad para ser una gran exportadora de talento y tecnología»

La compañía, dueña de las ITV, tiene proyectos por todo el mundo liderados por ingenieros gallegos

;
«Galicia tiene talento y capacidad para que los negocios se hagan desde aquí» El vicepresidente de Applus desgrana las fortalezas del grupo un año después de haberse hecho con el control de las ITVs gallegas y destaca las fortalezas competitivas de nuestra comunidad
m. v. d. c.
redacción / la voz

Ha transcurrido poco más de un año desde que la multinacional Applus adquirió el 80 % de las acciones de SyC, una de las divisiones más pujantes del grupo gallego Fomento de Iniciativas, por 89 millones de euros. Los efectos de esa operación han contribuido a incrementar las cuentas y la actividad del holding, pero sobre todo Galicia se ha convertido en centro de decisión de varias áreas del negocio. «Sencillamente porque las personas de aquí tienen un talento excepcional», explica el vicepresidente del grupo José Delfín Pérez, tras estos 12 meses. Applus cuenta además con Norcontrol, una división estratégica en el ámbito de la innovación y la tecnología, y el CTAG, orientado a la automoción. En conjunto, se ha creado un conglomerado innovador y tecnológico que, para este directivo vigués de 51 años, ha hecho de Galicia un polo con una capacidad exportadora de talento incuestionable.

-¿Cómo surge Applus?

-Como resultado de la fusión de dos compañías: Norcontrol y una filial de Aguas de Barcelona. La firma resultante, Applus, se dedicaría a la inspección, certificación y asistencia técnica. Pero su vocación de líder la hace emprender una carrera de adquisiciones dentro y fuera de España. La última, la compra del 80 % de SyC. Hoy el grupo cuenta con tres sedes: Barcelona, Madrid y A Coruña.

-¿Y el negocio de las ITV en Galicia?

-Surge en el momento en el que los accionistas de SyC piensan en dar un nuevo salto tecnológico y buscar un socio que garantice la galleguidad de la compañía para ayudarlo a crecer. Para nosotros se abría una oportunidad, porque Galicia es una comunidad que conocemos bien, nos da mucha estabilidad en las inversiones.

-Sin embargo, no era una actividad nueva para el grupo.

-Somos uno de los líderes mundiales en el negocio de inspección técnica de vehículos, pero con la operación de Galicia hemos aprovechado aspectos tecnológicos que están beneficiando al resto del grupo. Además de mantener el equipo directivo de SyC, hay responsables que compaginan actividades en la sede de A Coruña con tareas de dirección de ITV para España o para el mundo. Como las direcciones jurídica y tecnológica y de sistemas, que se llevan para toda España desde la comunidad. Es un proceso de migración de tecnología y de conocimiento entre las dos partes.

-La red gallega de estaciones de supervisión y control contribuye a los ingresos del grupo en el conjunto de España. ¿Cómo revierte en la comunidad?

-El hecho de tener los centros de decisión en Galicia garantiza tanto el futuro de los profesionales como el diseño de planes a largo plazo para los intereses de la comunidad. Protegemos ese equilibrio entre tecnología, globalidad y galleguidad.

-¿El negocio de Applus se verá afectado por los cambios en el sector de automoción en materia de combustibles y autonomía?

-En el mundo de la automoción se vive otra revolución en la que estamos presentes. Lo hacemos a través de una de nuestras divisiones, Idiada [con base en Tarragona, proporciona servicios de diseño, ingeniería, pruebas y homologación para la industria del automóvil], con la que somos líderes mundiales en pistas de pruebas y en ingeniería y desarrollo del automóvil, además de estar en el propio negocio de las ITV. Conocemos el sector, contribuimos al diseño con los fabricantes y tenemos proyectos en todo el mundo con ellos. Incluso en Galicia una parte del CTAG tiene una alianza estratégica con Idiada. Además, somos fuertes en automoción, en oil y gas, en nuclear, en construcción y en eléctrico.

-¿Cómo serán las inspecciones sin diésel?

-No podemos aventurarnos a decir cómo será el control del coche dentro de diez años: ni siquiera sabemos cómo será el coche entonces. Los modelos de planificación nos exigen tener capacidades y talento para reaccionar e ir adaptándonos al mercado a toda velocidad. Vamos a estar siempre en vanguardia. Supone un reto importante y para las empresas unas inversiones significativas. Pero también es una oportunidad.

-La transferencia tecnológica de las ITV de Galicia al resto de España tiene en el laboratorio de frío y las plataformas móviles para camiones industriales dos referentes.

-Galicia no solo quiere, sino que puede. Cuenta con equipos y tecnología que la convierten en un polo significativo. El responsable del desarrollo de nuevos negocios en Oriente Medio es un ingeniero de A Coruña, y el de nuevas áreas que no teníamos en EE. UU. es también de A Coruña, por no hablar de la cantidad de profesionales de alta cualificación que van a materializar proyectos al extranjero y vuelven. Galicia tiene una enorme capacidad para exportar talento. No tiene por qué estar pensando en lo que recibe, sino que dispone de todo lo que hoy en día es imprescindible para competir. Nuestro compromiso es que haya la mejor gente cualificada en Galicia sin que tenga que irse, como ocurría hace años cuando quería hacer una carrera tecnológica.

-¿Seguirán captando empleo de alta cualificación?

-Este año exportamos a 56 países con proyectos desde Norcontrol. No son productos, son personas que van y desarrollan proyectos en Rusia, en China, en el norte de África, en Francia, en Alemania, en Holanda o en Gran Bretaña. Es importante huir de cualquier complejo, porque son nuestros ingenieros de Galicia los que, en los países que están tecnológicamente más desarrollados, hacen proyectos. Compiten con empresas locales y los ganan. Es imparable.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

José Delfín Pérez: «Galicia tiene capacidad para ser una gran exportadora de talento y tecnología»