PSA sitúa en Galicia la mayor apuesta eléctrica de la automoción en España

Producirá cuatros modelos en Vigo, además de baterías para todos sus coches


vigo / la voz

Esta vez va en serio. El coche eléctrico va sin frenos en el mercado, y la industria del automóvil apura planes de lanzamiento de vehículos alternativos en todas las gamas para competir por acaparar esa demanda creciente.

El grupo PSA, que en España tiene plantas en Vigo, Madrid y Zaragoza (Opel) y lidera desde Galicia el polo industrial ibérico, que abarca todas estas factorías e incluye la portuguesa de Mangualde, sitúa en la comunidad gallega la apuesta más fuerte de la automoción en España por este segmento del negocio. Según los planes de lanzamiento aprobados, fabricará media docena de modelos eléctricos para el 2020: la nueva gama de vehículos comerciales Citroën, Peugeot y Opel; el Peugeot V20 (un todocamino) se producirán en Vigo; el Opel Corsa, en Zaragoza, y un eléctrico sin desvelar se fabricará en Madrid a partir del 2020-21. El esfuerzo por electrificar toda la gama es una decisión del grupo que preside el portugués Carlos Tavares, y se habrá completado antes del 2025.

El grupo francés, que por volumen de producción es el segundo mayor de Europa y cuenta en Vigo con su principal motor industrial del continente, es el gran gancho que devuelve a Galicia al mapa de futuras fábricas de baterías de iones de litio que se emplazarán en suelo europeo en los próximos años.

De momento, la factoría gallega de PSA será la encargada de ensamblar las baterías de ion-litio que equiparán los vehículos eléctricos que PSA fabrique en toda Europa, según anunció hace unas semanas el director industrial y vicepresidente ejecutivo de PSA, Yann Vincent.

En España, de los más de 40 modelos que se producen en estos momentos, solo se fabrican cuatro eléctricos, dos de ellos en Vigo desde el año 2009: el Citroën Berlingo y el Peugeot Partner. Los otros dos son el Renault Twizy y el híbrido Ford Mondeo.

Los constructores recuerdan que España es el octavo fabricante mundial de vehículos, y que el sector de la automoción genera un 10 % del PIB nacional.

Objetivo: 500.000 eléctricos

Pero la industria está cambiando a gran velocidad y para que el país siga teniendo el peso industrial que tiene en la actualidad necesitará alcanzar una cifra de 500.000 vehículos eléctricos en el 2030, según el cálculo de Anfac, la patronal de fabricantes.

Según sus cuentas, en los próximos 18 meses las fábricas españolas recibirán 13 adjudicaciones de vehículos alternativos. «Este esfuerzo no debe ser aislado, sino que debe venir acompañado de un apoyo decidido de las Administraciones en el estímulo de este mercado, para lograr que España deje de estar a la cola de Europa en cuota de introducción de estos vehículos», dijo ayer el presidente de la patronal, José Vicente de los Mozos.

¿Y todo esto por qué? No es solo una cuestión de demanda. Los fabricantes se enfrentan a la obligación de reducir sus emisiones de gases un 35 % para el 2030, objetivo que se marcó la Unión Europea a principios de este mes. Para cumplir dicha meta, la automoción considera clave desarrollar aún más la movilidad electrificada. «El porcentaje de reducción de emisiones se evalúa de forma global por constructor. Esto los obliga a compensar las motorizaciones de gasoil o gasolina con una mayor producción de eléctricos e híbridos», explica el sector.

Según los cálculos de la Comisión Europea, si se acabara aprobando una reducción de emisiones de CO2 del 40 % en el 2030 como planteó la Eurocámara, sería necesario que estuvieran circulando por las carreteras españolas en esa fecha 280.000 coches de cero emisiones y dos millones de híbridos enchufables.

El grupo quiere negociar un ERE temporal en Vigo

Representantes de la dirección de PSA Peugeot Citroën en Vigo y de los diferentes sindicatos constituirán una comisión que iniciará, la próxima semana, negociaciones encaminadas a la aplicación de un ERE temporal que afectará a los operarios (unos 400) de la línea de montaje M1, donde se fabrican los modelos Peugeot 301 y C-Elysée.

Las bonificaciones que vienen

Mientras los fabricantes van aumentando y mejorando su oferta, la buena conexión del coche eléctrico con el mercado gallego se refleja en unas ventas que, sin hacer ruido, no paran de crecer. Hasta octubre, los concesionarios de la comunidad han vendido 38.682 vehículos. De estos, 2.361 fueron híbridos, un 35 % más que hace un año; y 249 eléctricos, un 116 % más. Según Faconauto, la patronal de los concesionarios, el modelo e favorito de los gallegos es el Nissan Leaf (su precio básico ronda los 36.000 euros), que lidera las ventas de alternativos en la comunidad.

El mercado tiene mucho margen para crecer, y más si recibe ayudas como las que prepara el Gobierno. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ya tiene ultimado el borrador del nuevo Plan Movalt, que lanzará la segunda edición con 66,6 millones de euros de presupuesto, a repartir entre las comunidades autónomas en función de su población.

Las bases de estas ayudas no se conocerán hasta comienzos del 2019, pero desde el IDAE avanzan que habrá cuatro líneas de apoyo diferentes: vehículos alternativos, infraestructura de carga, fomento a la implantación de servicios de carsharing de bicicletas y promoción de la movilidad sostenible en las empresas.

Los concesionarios ya no tendrán la obligación de asumir el pago de 1.000 euros para la instalación de un punto de carga por vehículo vendido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
32 votos
Comentarios

PSA sitúa en Galicia la mayor apuesta eléctrica de la automoción en España