El 97 % de los gallegos cuentan ya con contadores de la luz que miden su consumo real horario

La renovación de los aparatos deberá ser total a finales de año


redacción / la voz

Faltan menos de dos meses para que acabe el año. Para entonces, todos los hogares españoles deberán lucir los modernos contadores digitales de la luz, que transmiten de forma remota los datos reales de consumo a la compañía distribuidora, que los envía luego a la comercializadora para que emita la factura mensual. Las empresas eléctricas dispusieron de cuatro años para renovar el parque de medidores: ¿les dará tiempo a completar la misión encomendada por el Gobierno central? Parece que sí. En Galicia, la principal distribuidora de energía eléctrica es Unión Fenosa Distribución (UFD), y es la encargada de ejecutar el cambio de aparatos. Según datos de septiembre, la empresa había sustituido por los nuevos 1.493.603 contadores, que son el 97 % del total. Le restan algo más de 40.000 para completar la renovación total.

Además, de todos los digitales colocados hasta el momento, el 99 % de ellos están conectados al sistema de telegestión, que es el que permite enviar los datos de consumo de forma remota. Los que no lo están es por problemas de cobertura de telefonía móvil, que la compañía tendrá que solucionar para conseguir un funcionamiento óptimo de todos los aparatos.

Que estén conectados al sistema de telegestión es esencial para acabar con las lecturas estimadas -en teoría, ya ilegales- y conseguir que el consumidor pague en cada momento el precio real de mercado del kilovatio hora, que varía según el momento del día.

La empresa detalló que durante los nueve primeros meses del año ha desplegado más de 50.000 contadores inteligentes en Galicia. La sustitución de los aparatos continuará hasta finales de año, momento en el que, según la regulación, el 98 % de los equipos domésticos deben ser digitales.

UFD distribuye energía a 1.521.600 puntos de suministro en la comunidad con una potencia contratada inferior a 15 kilovatios en la comunidad.

En el norte de Lugo es hegemónica en distribución de electricidad la compañía Viesgo, dueña de Begasa. Cuenta con 167.000 clientes, que hace ya unos años que disfrutan de los nuevos aparatos digitales. La empresa, en manos de dos fondos de inversión, mantiene el control sobre el negocio de distribución, así como sobre el de comercialización en el mercado regulado. También conserva parques eólicos y dos centrales de carbón. Todo lo demás, esto es, hidráulicas y negocio liberalizado de electricidad y gas, está en manos desde hace unos días de la petrolera Repsol.

El alquiler, un 50 % más caro

Las empresas distribuidoras de energía, como UFD o Begasa en Galicia, están obligadas a renovar los contadores de la luz. Este cambio es gratuito para el cliente, aunque sí asume un incremento en el alquiler del aparato: de 0,54 a 0,81 euros al mes.

Desde abril del 2015, gracias a los nuevos aparatos, está en vigor la facturación horaria a partir de consumos reales. Su principal característica es la volatilidad de los precios y, por tanto, el importe del recibo de la luz varía de un mes para otro. Sin embargo, el Gobierno obliga a las compañías a ofrecer contratos a precio fijo para que el cliente sepa a qué atenerse, aunque los expertos los desaconsejan, pues dan seguridad, pero a cambio son algo más caros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El 97 % de los gallegos cuentan ya con contadores de la luz que miden su consumo real horario