Los paraísos fiscales y la elusión de impuestos de las grandes empresas restan 11.000 millones al erario

La economía sumergida supone en España, aproximadamente, el 20 % del PIB, un valor bastante por encima del en torno al 15 % de la media europea


madrid / colpisa

Uno de los mayores lastres para el crecimiento del país es la cantidad de dinero que está oculto a los ojos del Estado porque no tributa. La economía sumergida supone en España, aproximadamente, el 20 % del PIB, un valor bastante por encima del en torno al 15 % de la media europea. La pérdida de recaudación se estima en 70.000 millones de euros, aproximadamente el 6 % del PIB nacional, según datos de Funcas.

El Gobierno ha presentado un anteproyecto de ley con nuevas medidas para reducir el fraude fiscal y ha llegado a hacer un cálculo -muy optimista, según los expertos- de cuánto se podrá conseguir recaudar con ellas. Sin embargo, el problema histórico del cálculo de la economía sumergida es su propia naturaleza, ya que, al ser dinero que quiere escapar del control del Estado, es «complicadísimo» contarlo, explica Juan José Rubio, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Castilla-La Mancha. De hecho, la Agencia Tributaria no elabora informes que cuantifiquen esta economía en negro ni el fraude fiscal, debido a que «no existe una metodología comúnmente aceptada en el ámbito internacional», dicen desde la AEAT.

La idea del Gobierno es recaudar más de 800 millones de euros a través de tres medidas clave: la limitación de los pagos en efectivo a 1.000 euros entre empresarios, la modificación de la lista de deudores y mejorar las prácticas internacionales. Pero esas cifras no casan con lo que prevén los analistas de la Autoridad Fiscal (AIReF)

En el libro El fraude fiscal en España, el director de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, señala la diferencia entre economía sumergida y fraude fiscal, refiriéndose al estudio del Consejo General de Economistas sobre el tema. En él se estima el coste recaudatorio del fraude fiscal en 26.000 millones al año. El texto revela además que los estudios recientes cifran en 11.000 millones el dinero que España pierde cada año por el uso de paraísos fiscales por las grandes fortunas y la elusión de impuestos por parte de los grandes grupos económicos. 

2.000 euros por contribuyente

La factura de este fenómeno para cada contribuyente asciende a los 2.000 euros al año, según cálculos de los Técnicos de Hacienda (Gestha). Su presidente, Carlos Cruzado, explica que uno de los mayores problemas para el control es la falta de personal, y denuncia que la Agencia Tributaria tiene ahora 2.500 efectivos menos que hace diez años.

La recaudación antifraude pierde fuelle desde su máximo en el 2016

Cada año el Gobierno de turno saca pecho de los adelantos en la recaudación conseguida por sus medidas. Con el nuevo gabinete de Hacienda aún no se han hecho públicos estos datos, pero el nuevo anteproyecto de ley de lucha contra el fraude pretende obtener 828 millones de euros con las nuevas medidas, estimaciones que la Autoridad Fiscal (AIReF) ha rebajado a unos 500 millones en el mejor de los casos. Desde que en el 2016 la recaudación antifraude marcara un máximo de 15.664 millones, la cifra ha descendido hasta los 14.792 del año pasado. Hace una década, era la mitad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Los paraísos fiscales y la elusión de impuestos de las grandes empresas restan 11.000 millones al erario