La industria forestal gallega recupera por primera vez las ventas previas a la crisis

Las empresas logran superar los 2.200 millones de facturación por el tirón del sector del mueble e interiores


santiago / la voz

Las actividades de aprovechamiento forestal en Galicia, es decir, aserrado, tablero y pasta, han logrado superar por vez primera la facturación que tenían en el 2008, el año que marca el inicio de la crisis. Así consta en el informe que ha encargado la Axencia da Industria Forestal a la Universidade de Vigo, y en el que se refleja cómo las empresas de la cadena de valor de la madera incrementaron durante el pasado 2017 un 16 % su volumen de negocio, hasta superar los 2.200 millones en ventas. Conviene apuntar que la subida es en relación con el 2015, porque en el 2016 no se elaboró este balance.

En la primera transformación, los rematantes alcanzaron los 452 millones facturados, un 7 % más; los aserraderos llegaron hasta los 355, un 16 % más; y el tablero y la pasta movieron más de 900 millones, lo que significa lograr el nivel previo a la crisis, un dato empujado, en gran medida, por la mejora de la demanda, y en el caso de la pasta de papel por la subida de los precios a nivel mundial.

Con todo, es especialmente significativo lo sucedido con la segunda transformación, que engloba a las empresas del mueble, que han encontrado en el sector del contract -mobiliario de hoteles, oficinas y todo tiempo de establecimientos, desde tiendas a restaurantes- un filón de negocio. La facturación de esta actividad supuso unos 300 millones, de los 500 que movieron el conjunto de las empresas del mueble. Una cifra que representa un crecimiento del 26 % en el volumen de negocio.

Este informe de la Universidade de Vigo vuelve a mostrar que el ejercicio del 2017 también marcó un récord en las exportaciones gallegas de madera, que rebasaron los 800 millones, con la zona euro como destino principal.

La cadena de la madera adquiere productos en el 80 % de los sectores económicos gallegos Todos estos datos vuelven a poner sobre la mesa la extraordinaria relevancia de un sector estratégico para Galicia, del que dependen más de 20.000 puestos de trabajo. A lo largo de los tres últimos años, el empleo en cada una de las ramas que componen la cadena de la madera ha crecido por encima de la media del mercado laboral en Galicia. Se trata, además, de un sector con un enorme efecto de arrastre sobre otras actividades de la economía gallega. «La cadena forestal adquiere productos del 80 % de los sectores económicos de Galicia», precisa Juan Picos, ingeniero forestal, profesor de la Universidad de Vigo y autor del informe.

Dentro de las adquisiciones, destacan las de productos químicos (230 millones); producción, transporte y distribución de energía (115); y productos metálicos (89) y metalurgia (69). Es especialmente relevante el impacto en el sector del transporte, con compras por valor de 153 millones. «Los cálculos que manejamos en el estudio muestran que la actividad económica de la cadena forestal de la madera, en el 2017, habría supuesto el pago de 450 millones de euros en remuneración de asalariados, y unos 130 más en las cotizaciones sociales correspondientes», precisa Juan Picos. 

Más talas y más eucalipto

El último informe del sector también refleja un buen rendimiento en origen, en el monte. El ejercicio del 2017 marca un récord en lo que respecta al volumen de tala de madera en Galicia, al superarse por vez primera la cifra de 8,5 millones de metros cúbicos, lo que supone el 47 % de toda la madera cortada en España.

Por especies, en relación con el 2015 se ha registrado un nuevo aumento de las talas de eucalipto, con un 14 % más. Y, a la vez, un descenso en coníferas, con una caída del 9 %. Los trabajos de tala con las frondosas permanecen estancados, lo que muestra un desequilibrio por especies. Por noveno año consecutivo, el eucalipto representa más del 50 % del total de las talas de Galicia. 

Los retos pendientes del gran motor de desarrollo rural

m. b.
Madera en el puerto de Burela
Madera en el puerto de Burela

El monte, un recurso estratégico para diversificar la economía gallega

Galicia es una potencia forestal, a pesar de que constituye también uno de los territorios del mundo que tiene una mayor superficie de monte desaprovechada. Las buenas cifras en origen, en tala de madera, o de facturación de los distintos eslabones de la cadena no debieran hacer olvidar que estamos ante un sector con unas debilidades que podrían poner en peligro a medio y largo plazo la fortaleza de una actividad estratégica para la economía gallega y que, de hecho, está llamada a ser el gran motor de desarrollo rural, un medio azotado por la despoblación. Se espera que el nuevo Plan Forestal de Galicia, ahora en fase de alegaciones, sea un punto de inflexión para corregir esos desequilibrios. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La industria forestal gallega recupera por primera vez las ventas previas a la crisis