Pili Carrera recortará su producción un 30 % para aligerar la deuda y ser viable

La propuesta de convenio, con quitas del 50 %, tiene ya el sí del 46 % de los acreedores

Pili Carrera solicitó el concurso de acreedores con una deuda de 5,1 millones de euros
Pili Carrera solicitó el concurso de acreedores con una deuda de 5,1 millones de euros

vigo / la voz

La viabilidad de Pili Carrera está encarrilada. La empresa de moda infantil, que se acogió el pasado mes de septiembre a un concurso de acreedores, acaba de presentar en el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Pontevedra un plan pautado hasta el 2026 para liberarse de cargas y mantenerse a flote.

La propuesta anticipada de convenio de la empresa, ahora tutelada por un administrador concursal, ofrece a sus acreedores dos vías de acuerdo. La primera, garantiza la amortización del 100 % de la deuda en un plazo de 7 años, remunerando con un interés del 0,5 % los créditos de quienes expresamente elijan este camino.

La alternativa a esta primera opción consiste en aceptar una quita del 50 %, reduciendo la espera a cuatro 4 años.

La masa pasiva de Pili Carrera que recogen los documentos que acompañaban a la demanda de solicitud de concurso voluntario es de 5.123.091,72 euros. Según el documento presentado en el juzgado, las adhesiones conseguidas hasta la fecha representan ya más de 2,3 millones de euros, que equivalen a casi la mitad del pasivo presentado por la concursada (en concreto, suponen un 45,59 %).

¿Cómo está convenciendo la empresa a sus acreedores para que se sumen a su propuesta anticipada de convenio? La clave está en el plan de viabilidad que acompaña a la estrategia diseñada por Pili carrera para sanear sus cuentas, y que pasa por un recorte de la producción del 30 %.  

Venta de «stocks»

La empresa piensa compensar económicamente esa menor actividad con la generación de ingresos procedentes de las ventas de stock a través de los canales outlet (rebajas) y on-line. Esta estrategia permitirá a la compañía ingresar un 100 % de margen, puesto que, al tratarse de artículos fabricados, los costes de producción ya fueron absorbidos en anteriores ejercicios.   

Sin reducción de plantilla

Este ajuste del volumen de producto confeccionado a la demanda prevista se complementará con una «adaptación del personal de fábrica y tiendas». El documento en ningún momento habla de reducción de plantilla, y sitúa la citada «adaptación» en el tiempo y desde el presente otoño-invierno hasta la temporada 2019-2020.

El plan basa su éxito en la racionalización de la producción de Pili Carrera, lo que supone «adaptar el número de unidades productivas a la capacidad de absorción de la demanda». La empresa se compromete a sacar mayor rendimiento a los canales de venta (habla de «optimizar»).

«Estas medidas se complementarán además con una adaptación de los costes de la estructura de la empresa, en todos sus niveles, al volumen de producción y ventas considerado», explica el documento depositado en el Juzgado.

Con todo ello, Pili Carrera espera además reducir al mínimo imprescindible sus necesidades financieras. 

La banca, que se negó a negociar, es ahora la primera en adherirse al plan de reflote

Casi 3 millones de euros de deuda financiera son la principal razón de que la empresa Pili Carrera no haya tenido más remedio que acogerse al concurso de acreedores. Un pool de bancos integrado por hasta ocho entidades rechazó la petición de la empresa: un aumento de la financiación de 500.000 euros y la renovación de los créditos para circulante por un importe aproximado de 1,2 millones de euros durante un año.

Ahora, una vez acogida a la Ley Concursal, son los bancos los primeros en encabezar la adhesión a la propuesta anticipada de convenio de la empresa. Entre los que ya se han pronunciado a favor figuran el BBVA, el Sabadell y el Santander (incluye el Banco Popular y Banesto).

Y es que si algo deja claro todo este proceso es que el problema de Pili Carrera se produce como consecuencia de un frenazo del mercado cuando la compañía había completado un fuerte proceso de crecimiento. Dicho de otra forma, lo que ocurrió fue una «no adaptación de la producción a la demanda real». Las cifras de pérdida de mercado hablan por sí mismas. Según la información económica que aporta al juzgado, Pili Carrera pasó de facturar 11 millones de euros en el 2007 a facturar siete en el 2017.

En este período, los gastos de personal se dispararon. Pasaron de representar el 19,39 % en el 2006 a situarse por encima del 38 % en el 2017. La empresa «no fue capaz de reajustar sus costes de producción» al nuevo escenario, reconoce.

La negativa de la banca a negociar la deuda forzó el concurso de Pili Carrera

m. sío dopeso

La dirección traslada al juzgado que la firma es viable y que prepara nuevos ajustes

Casi 3 millones de euros de deuda financiera son la principal razón de que la empresa Pili Carrera no haya tenido más remedio que acogerse al concurso de acreedores. De nada ha servido poner sobre la mesa un bagaje de medio siglo de marca textil y de prestigio en medio mundo. Un pool de bancos integrado por hasta ocho entidades rechazó la petición de la empresa: un aumento de la financiación de 500.000 euros y la renovación de los créditos para circulante, por un importe aproximado de 1,2 millones de euros, durante un año.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Pili Carrera recortará su producción un 30 % para aligerar la deuda y ser viable