Unos 50.000 gallegos verán recortado su sueldo por la subida de la base máxima

La patronal estima en más de 1.700 millones el coste que soportarían las empresas

L. Palacios
Redacción / La Voz, colpisa

Descartado (o al menos aplazado) el destope de las bases de cotización, una de las medidas que Pedro Sánchez puso sobre la mesa en sus primeras semanas en el Gobierno como fórmula para sanear las cuentas de la Seguridad Social, la única incógnita que queda por despejar es cuánto subirán las bases máximas de cotización el año que viene. Si el Ejecutivo ya había avanzado un fuerte incremento de estas en el plan presupuestario remitido a Bruselas, en el que anunciaba unos ingresos de 780 millones de euros por esta alza, sin concretar el porcentaje, este jueves fue el responsable de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, José Luis Escrivá, quien puso los números encima de la mesa tras hablar con los responsables del Ministerio de Hacienda.

Explicó el jefe de la AIReF que el tope de cotización se elevará entre un 10 y un 12 % desde los actuales 3.803,7 euros mensuales, lo que implicaría que el nuevo umbral quedaría, como mínimo, en 4.184 euros al mes. Eso implicará que al menos 50.000 gallegos verán recortado su sueldo por el incremento de sus cotizaciones sociales. Es lo que se desprende de la estadística de salarios de la Agencia Tributaria, que cifra en 48.201 los contribuyentes que en el 2016 (último ejercicio del que hay datos) cobraron más de 45.864 euros, cinco veces el salario mínimo de ese ejercicio (unos doscientos euros por encima del salario máximo actualmente sometido a tributación por cotizaciones sociales). Es una estimación, ya que los datos de la Agencia Tributaria toman como referencia los ingresos anuales, por lo que puede haber trabajadores que durante algunos meses cobren más que la base máxima pero que en el acumulado no lleguen al umbral. En el conjunto de España, según la AIReF, que atribuye el cálculo al Ministerio de Trabajo, serían 1,5 millones los asalariados afectados, aunque la CEOE rebajó este viernes la cifra a 1.065.198, en línea con las estimaciones de los sindicatos, que también la sitúan en el entorno de los 1,1 o 1,2 millones.

La patronal advirtió este viernes que las empresas tendrán que pagar hasta 1.761 millones más al año si finalmente la base máxima de cotización se elevara un 12 % (a esa cantidad habría que sumar otros 342 millones que correrían por cargo del trabajador), aunque la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, matizó que el porcentaje «todavía no se ha definido» y que está «trabajando en ello». La ministra precisó que antes de tomar una decisión «este asunto tendrá que pasar por el Pacto de Toledo y por la mesa de diálogo social».

Hay que matizar, en todo caso, que parte del coste de esa subida de bases máximas (que se actualizan todos los años) la asumirá el Estado: entre un 35 y un 40 % de lo que cotice el trabajador, puesto que este se lo deducirá en su declaración de la renta. Y lo mismo hará el empresario, que lo desgravará en sociedades.

Pese al matiz, la CEOE advirtió este viernes que ese sobrecoste «tendría un impacto directo en el empleo en un momento en el que se están comenzando a notar los efectos de la desaceleración» y censuró que las cotizaciones empresariales en España estén entre las más altas de la UE. Por el contrario, los sindicatos respaldan la hipotética subida, aunque van un paso más allá y reclaman el destope total de las cotizaciones. Además, apuntan que para ser «coherente» la medida debe tener su contrapartida en una mejora de la pensión máxima, puesto que el sistema es contributivo.

El gasto en pensiones rompe otro techo: creció un 4,8 % en octubre, hasta los 9.256 millones

Las cuentas de la Seguridad Social están empezando a notar los efectos de haber vuelto a vincular la subida de las pensiones con el IPC. En octubre, el gasto en prestaciones marcó un nuevo récord, al crecer un 4,8 %, hasta los 9.256,7 millones de euros, según los datos publicados este viernes por el Ministerio de Trabajo. Se trata de una tasa de crecimiento similar a la registrada en los dos últimos meses, justo después de que en agosto entraran en vigor los Presupuestos, que introducían una subida del 1,6 % en las pensiones para hacer frente al repunte de la inflación.

El gasto en prestaciones, que llegó a crecer en tasas cercanas al 8 % interanual en la antesala de la crisis, se moderó hasta el entorno del 3 % desde la entrada en vigor del IRP, el índice de revalorización introducido en la reforma del 2013, que limitaba las subidas mientras la Seguridad Social presentase déficit, lo que abocó a aumentos del 0,25 % durante los cuatro últimos años.

811,85 euros de media en Galicia

En el caso de Galicia, la pensión media se situó el mes pasado en 811,85 euros, con un crecimiento del 3,9 % respecto a octubre del 2017. Es la segunda cuantía más baja de España, tras Extremadura. En cuanto al número de pensiones, en la comunidad se pagaron 763.198 prestaciones, lo que representa un incremento del 0,4 %.

De ellas, 476.031 son de jubilación, con un importe medio de 923,72 euros, 187.111 de viudedad (575,04 euros), 69.973 de incapacidad permanente (856,55), 23.601 de orfandad (387,05) y 6.482 a favor de familiares (496,19).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Unos 50.000 gallegos verán recortado su sueldo por la subida de la base máxima