La risga se podrá compatibilizar por primera vez con un trabajo

Los Orzamentos dan prioridad a la creación de empleo y elevan el gasto laboral. La nueva rebaja fiscal permitirá ahorrar 34 millones a los contribuyentes gallegos

J. Capeáns

La Consellería de Política Social contará en el 2019 con un presupuesto de 733 millones. Y 64,4 serán para la renta de integración social (risga), que ahora mismo perciben casi diez mil gallegos. Es la primera vez desde el 2015 que se baja del umbral de los 10.000, pero la Xunta ultima un decreto que estará aprobado antes de final de año y por el que se prevé que suba este número. Y es que podrán cobrarla personas que trabajen y tengan un salario que no supere los 440 euros -que es la media de la risga-, y a quienes se les completará hasta llegar a este importe. Otra de las novedades es que , aunque desde Política Social no aclaran cuáles serán los requisitos a cumplir.

La dependencia, con 383 millones, se lleva la mayor partida de la consellería de Fabiola García.

Sanidade vuelve a ser el peso pesado de las cuentas, con más del 40 % de la inversión. Serán 3.985 millones de euros. La farmacia, en recetas y hospitalaria, se acerca a los 1.200 millones. Y es que los tratamientos que se dispensan en los hospitales gallegos se elevan en 33 millones más, al incluir nuevas terapias oncohematológicas, medicamentos biológicos y nuevos fármacos para enfermedades raras. En total, el gasto en farmacia hospitalaria previsto será de 454 millones, y de casi 739 el de recetas.

El Sergas se sirve dela ley de acompañamiento para crear la categoría de pediatra de área, que podrá desempeñar su trabajo tanto en atención primaria como en hospitales. Sanidade, ante el déficit actual de profesionales, crea esta figura a la que podrán adscribirse los pediatras. De hecho la ley de acompañamiento recoge que las actuales categorías de primaria o especializada tenderán a extinguirse, y los profesionales temporales podrán seguir en su puesto pero se les modificará su vinculación para adaptarla a la nueva categoría. En la práctica esto provocará que desaparezca la diferencia entre pediatra de centro de salud y hospital, facilitando su movilidad.

Carrera profesional, 16 millones

Más de veinte mil trabajadores del Sergas han solicitado la carrera profesional, que se cobrará a partir del 1 de enero del 2019. Para hacer efectivos estos pagos, la Xunta ha reservado 16 millones de euros. El capítulo de personal se lleva 1.400 millones y otros 158 se destinan a incentivos al rendimiento de los trabajadores.

Conciertos con hospitales privados, ambulancias, centros de diagnóstico o de tratamiento se llevan más de 200 millones, mientras que la sanidad gallega prevé ingresar unos 54 millones de la atención sanitaria a personas en casos en que haya un tercero obligado al pago, como mutuas, seguros de tráfico o extranjeros sin derecho a la asistencia.

La inversión en Educación

Con 2.390 millones, Educación es es la segunda consellería que más gasto absorbe, fundamentalmente por el capítulo de personal. El plan de financiación de las universidades incluye 433 millones para las tres instituciones. El presupuesto de FP y de la FP dual se duplica hasta los 12 millones.

Se «flexibiliza» el uso del suelo quemado, y franjas más amplias contra los incendios

 

La Consellería do Medio Rural dispondrá el año que viene de 516 millones, lo que supone 20 millones más, y un crecimiento del 4,2 % en relación al 2018, ligeramente por encima de lo que sube el presupuesto global de gasto.

Pero al margen de las cuentas, este departamento incorpora varios cambios legislativos, aprovechando la ley de acompañamiento de los presupuestos. Son tres, principalmente. El más relevante es que se aprueba una «flexibilización» en la ley de montes que habilita el cambio de uso de suelo quemado -ahora no se puede recalificar hasta pasados 30 años- «nos que existan razóns de interese público derivadas das necesidades de ordenación e xestión sostible do territorio». En segundo lugar, se amplían la franja de protección contra los incendios en zonas «de alto risco», dice el texto, posibilitando incluso intervenir en zonas colindantes a monte en común, si el propietario no limpia su parcela.

Y el tercer cambio relevante es la limitación a la plantación de especies no frondosas, es decir, principalmente de eucaliptos.

Entre las líneas estratégicas del departamento a cuyo frente está José González destaca, por un lado, el refuerzo con 29 millones a la industria agroalimentaria; de ellos, 23,9 están presupuestados para inversiones en instalaciones, y otros cinco para el sector vitivinícola.

Dentro de las otras partidas de gasto, destacan 21,3 millones para los grupos de desarrollo rural, cuyos recursos crecen un 7 %. La partida de gasto para la movilización de tierras productivas y contra el abandono dispondrá de 2,7 millones de euros.

El peor saldo en creación de empleo fuerza a la Xunta a invertir más en política laboral

 

Lo han advertido desde hace tiempo economistas, analistas y distintos informes. Galicia no está aprovechando el crecimiento económico todo lo bien que debiera en términos de generación de empleo. La ocupación crece por debajo de la media española, y aún no ha alcanzado los niveles precrisis, algo que sí sucede en otros territorios. De hecho, para alcanzar ese umbral debería aumentar un 13 % más. A pesar de que este año se aprecia una mejora en el aumento de la población ocupada, que crece un 2,5 %, sigue siendo inferior a la media española (2,8 %), según los últimos datos de la EPA.

En el proyecto de presupuestos que entregó ayer la Xunta en el Parlamento gallego, que en las grandes líneas sigue una senda continuista, sí se aprecia una reorientación del gasto en política laboral. Las partidas para la promoción del empleo y para instituciones del mercado de trabajo suman 254 millones de euros, un 7 % más, lo que supone crecer casi el doble de lo que lo hace un presupuesto que suma 9.850 millones, el más alto desde el 2010. El objetivo anunciado ayer por Valeriano Martínez es que Galicia, pese a la desaceleración económica, cree el próximo año 15.000 nuevos puestos de trabajo.

 Las áreas

Más para Francisco Conde. El aumento de las partidas para el fomento de la empleabilidad, junto a la promoción del emprendimiento y la economía social, hace que la Consellería de Economía, Emprego e Industria, competente en el área laboral y a cuyo cargo está Francisco Conde, sea la que más sube en términos relativos (10,3 %). En cifras absolutas, Sanidade y Educación absorben, respectivamente, 3.987 y 2.390 millones, es decir, casi el 65 %. Si se suma el resto de gasto de política social, representan dos de cada tres euros del presupuesto, una proporción similar a la de los últimos años.

por provincias

Reequilibrio. En cuanto a la inversión territorializada, el proyecto enviado ayer a la Cámara muestra que la mayor inversión por habitante será, un año más, en la provincia de Lugo, con 4.022 euros per cápita, seguida de Ourense, con 3.928. A continuación se situaría A Coruña, con 3.157, y Pontevedra, con 3.035. El análisis del gasto per cápita puede estar condicionado por la variable demográfica, es decir, que, al ser menos habitantes, toque a más. En volumen absoluto de gasto, Lugo y Ourense recibirán el próximo año 1.341 y 1.223 millones, respectivamente, frente a los 3.541 de A Coruña y los 2.862 de Pontevedra, lo que supone que sus recursos crecen un 6,2 y un 6,6 %, por encima de lo que lo hacen en las dos provincias atlánticas: en A Coruña sube el 5,7 % y en Pontevedra, el 4,5 %. 

LA INVERSIÓN

Un 5,2 % más. La suma de los gastos de capital, es decir, los capítulos seis y siete, asciende a 1.652 millones, lo que significa un crecimiento de la inversión del 5,2 %, por encima del aumento medio del presupuesto de gasto. Aquí se incluiría tanto la inversión directa que hace la Administración gallega como las transferencias de capital para que las actuaciones las hagan otras Administraciones o particulares.

EMPLEo PÚBLICO

Un 2,4 % más de salario. El Gobierno gallego prevé en los presupuestos del 2019 aplicar un incremento salarial del 2,4 % para el conjunto de sus empleados públicos, lo que supone que el próximo año será el cuarto consecutivo en el que suben las retribuciones. Este aumento, según anunció ayer el responsable de Facenda, se hará en el momento en el que la Administración gallega cuente con la habilitación legal del Estado. El Gobierno gallego hace así la correspondiente reserva de crédito -igual que ocurrió ya en el 2018 - para aplicar la subida con la mayor celeridad y sin necesidad de tener que hacer cambios normativos. El propio Valeriano Martínez celebró ayer en el Parlamento que Galicia haya sido capaz de sacar adelante sus cuentas pese a la inestabilidad de Madrid. 

Deuda y crecimiento

Menos intereses. En las cuentas del próximo 2019, el único capítulo de gasto que baja es el de los intereses de la deuda, que se reduce un 2,5 %, en comparación con este 2018. Facenda cuantifica el ahorro en 5 millones de euros respecto al 2018. Galicia pagará por este concepto el próximo ejercicio 165 millones, menos de la mitad que en el 2014, cuando se alcanzaron 350. Unos recursos disponibles que, según la Xunta, sirven para reforzar la inversión y, en consecuencia, para contribuir a un crecimiento que, según el cuadro macroeconómico del presupuesto, se situará en el 2,5 del PIB, por encima de la media española (2,3 %), del resto de economías avanzadas (2,1 %) y también del que está previsto para el conjunto de la zona euro (1,9 %).

La rebaja fiscal deja 34 millones en el bolsillo de los gallegos

 

La Xunta dejará de ingresar algo más de 34 millones de euros el próximo año por las rebajas fiscales que va a aplicar en el 2019, cuando entren en vigor los Orzamentos. La Consellería de Facenda maneja una cifra global de descuentos tributarios autonómicos que ronda los 430 millones anuales, tras crecer un 8,5 % con la nueva configuración de las cuentas, en las que se incluyen cuatro medidas concretas con diferente impacto. El conselleiro Valeriano Martínez destaca que, de esos 430 millones que se quedan anualmente en el bolsillo de los gallegos en vez de engordar la caja común de la Xunta, un 94 % son de carácter social.

La primera rebaja es, en realidad, la reversión de la subida del impuesto de patrimonio que se aprobó en el 2013, en plena crisis económica. De esta forma, Galicia vuelve a tener la misma carga que aplica el Estado y que comparten Canarias, Castilla y León y Castilla-La Mancha. Se mantendrá el mínimo exento en 700.000 euros, y se reducirá un 20 % la tarifa, es decir, los tipos que se aplican según la base liquidable.

La compra de vivienda usada -entre 800 y 900 al mes en Galicia- también estará bonificada. El impuesto autonómico pasa del 8 al 7 %, siempre que el patrimonio familiar no supere los 200.000 euros. Y del 4 a 3 % cuando se trate de menores de 36 años, discapacitados o familias numerosas. La Xunta dejará de ingresar unos nueve millones de euros, dependiendo del dinamismo de las compraventas.

Asimismo, el Gobierno autonómico calcula que unos 4.000 gallegos dejarán de pagar cada año por las herencias entre hermanos. La eliminación del impuesto sobre sucesiones en el 2016, que alcanzó a un 99 % de los gallegos, se refería tan solo a las herencias entre descendientes, ascendientes y cónyuges, pero ahora se amplía el mínimo exento entre hermanos, que pasa de 8.000 a 16.000 euros por heredero.

Por último, la Administración aplicará ventajas fiscales para los gallegos que inviertan en pequeñas y medianas empresas innovadoras o de base tecnológica. Se amplía la deducción en el IRPF del 20 al 30 % para la adquisición de acciones o la participación en nuevas entidades. 

Gestión urbanística privatizada

El grupo parlamentario de En Marea denunció que, entre las leyes de acompañamiento, la Xunta «rescata perversamente» una modificación de la Lei do Solo que, «na práctica, supón a privatización da xestión urbanística e dos procesos de expropiación», dijo Antón Sánchez. Sostiene el coportavoz que este cambio recupera la figura del «axente urbanizador», que puede ser una empresa o una persona física, cuando ahora es la Administración la responsable de estas iniciativas.

Infraestruturas abre la era de las estaciones intermodales y la movilidad, a falta de grandes obras

Existió la era de los polígonos industriales, la de los auditorios y la de los pabellones deportivos. Los presupuestos de la Xunta para el 2019 declaran ahora la apertura de la era de las estaciones intermodales, con 26,17 millones de euros reservados para hacer coincidir en un mismo espacio el transporte de autobús y el ferroviario de las siete ciudades. La de Santiago, la más avanzada en su planteamiento, es la que más dinero recibirá el próximo ejercicio, 13,38 millones. La de Vigo, 7,8 millones; 3 la de Ourense; y 1,6 Pontevedra. En el caso de A Coruña, los cambios en el proyecto planteados por el Concello dejan a su intermodal al margen del ritmo de las otras ciudades, y cuenta solo con 150.000 euros. Aunque en el 2010 Lugo sometió a convenio una solución logística similar, aún sigue en esa fase burocrática (recibirá 30.000 euros), como en estudios está la de Ferrol (76.638).

Renovación de marquesinas en el resto de Galicia (800.000 euros), estudios sobre mejoras en el transporte (1,39 millones) y un impulso del plan de traslados en autobús a demanda (0,88 millones) conforman parte del capítulo de fomento de la movilidad sostenible (6,4 millones), que integran la apuesta presupuestaria en infraestructuras, a falta de las grandes obras de otras épocas. Estas se concentran en proyectos comprometidos desde hace años, como el tramo central de la vía de altas prestaciones Tui-A Guarda (3 millones); la continuidad de la de la Costa da Morte (3 millones); la reclamada conexión de la Vía Ártabra con la AP-9 (5 millones); la nueva conexión del polígono de San Cibrao (7,8 millones); la conclusión del desdoblamiento del corredor de O Morrazo (5,3 millones); una realización similar entre Nadela y Sarria (1 millón), o las variantes de Aradas, en Santiago, y de As Pontes.

Los peajes en la sombra absorberán en diferentes formatos 68,5 millones en los 6 viales en los que la Xunta paga a las concesionarias su mantenimiento.

El Gaiás recibirá 7 millones más para que esté listo en el Xacobeo

El remate de la urbanización del Gaiás, la finalización de los trabajos de la segunda fase del Bosque de Galicia y la creación de un nuevo jardín botánico tendrán continuidad presupuestaria el año que viene.

Las cuentas de la Xunta contemplan 6,9 millones para estas y otras obras. Entre ellas destacan los 2,8 millones para el que será el Edificio Fontán, que sustituye al Palacio de la Ópera en la Cidade da Cultura. La construcción saldrá a licitación este año y está previsto que funcione ya en el Xacobeo 2021, dejando así completo el complejo. 

Las cuentas de la CRTVG

Por su parte, la Corporación de Radio Televisión de Galicia dispondrá a de un presupuesto de 109 millones de euros, dos más que este ejercicio. La mayor parte de los recursos (hasta el 90 %) son aportados por la Xunta, mientras que los restantes provienen de los ingresos por publicidad y otros ingresos por gestión. La plantilla de 954 trabajadores sigue invariable.

Primera piedra para que Galicia se autoabastezca de cría de marisco

La Xunta ha colocado la pesca, el marisqueo y la acuicultura entre los ejes prioritarios de su presupuesto. Dispondrán de casi 161,5 millones, un 3,9 % más que este ejercicio. Y el 40 % del total (66,6 millones) se dedicará a programas de mejora de la calidad de la producción.

Porque aunque se han alcanzado importantes niveles en materia de calidad y seguridad alimentaria, falta por avanzar en los canales de comercialización y en la identificación y puesta en valor de los productos pesqueros, en particular los de la acuicultura, campo en el que la comunidad, vuelve a incidir la Xunta, «conta con gran potencial de crecemento». Con esa dotación también se pretende poner en marcha un plan estratégico para el marisqueo y la pesca de bajura, e iniciar el camino para la creación de granjas de producción de semillas de moluscos para abastecer los bancos naturales, que tendrá partida los próximos 5 años. Trece millones se reservan para infraestructuras portuarias, y sube un 4 % la cuantía para mejora del medio y el salvamento marítimo.

Modificada la ley empresarial para reducir los plazos a nuevos proyectos 

La llamada Lei de Medidas Fiscais e Administrativas del 2019, en tiempos como conocida como ley de acompañamiento, incluye una modificación de la nueva normativa que aprobó la Xunta para atraer empresas, y que entró en vigor el pasado año, hasta ahora con unos discretos resultados. Concretamente, se añaden tres nuevos artículos sobre una nueva figura que se pondrá en marcha: las iniciativas empresariales prioritarias. Un paso más para seguir avanzado en la simplificación administrativa que permita captar nuevas inversiones. 

De valor añadido

Concretamente, tendrán esta consideración aquellos proyectos empresariales que aporten valor añadido en las áreas de innovación, competitividad, internacionalización, protección ambiental, igualdad en el ámbito laboral o conciliación y que cumplan, como mínimo, dos de los requisitos que se exigen en materia de inversión y de creación de empleo.

Estas condiciones son las siguientes: la generación de 25 o más puestos de trabajo directos con contrato indefinido a jornada completa; la realización de una inversión en activos fijos -excluidos los inmobiliarios- por dos o más millones de euros; y, por último, que sean proyectos tractores o pertenecientes a sectores estratégicos.

El Consello da Xunta sería el que aprobase las iniciativas empresariales prioritarias para reducir los plazos de tramitación a la mitad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La risga se podrá compatibilizar por primera vez con un trabajo