La negativa de la banca a negociar la deuda forzó el concurso de Pili Carrera

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

M.MORALEJO

La dirección traslada al juzgado que la firma es viable y que prepara nuevos ajustes

30 oct 2018 . Actualizado a las 22:08 h.

Casi 3 millones de euros de deuda financiera son la principal razón de que la empresa Pili Carrera no haya tenido más remedio que acogerse al concurso de acreedores. De nada ha servido poner sobre la mesa un bagaje de medio siglo de marca textil y de prestigio en medio mundo. Un pool de bancos integrado por hasta ocho entidades rechazó la petición de la empresa: un aumento de la financiación de 500.000 euros y la renovación de los créditos para circulante, por un importe aproximado de 1,2 millones de euros, durante un año.

La textil lo intentó hasta el último momento. «La negociación se ha seguido hasta el día de la presentación de la solicitud de declaración de concurso [el pasado 14 de septiembre], sin éxito. Incluso con alguna entidad anunciando la retirada de las negociaciones», afirma el texto de la memoria de la compañía, presentada en el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Pontevedra.

Según este documento, la deuda concursal asciende a 4.978.209 euros. De ellos, 2,9 millones pertenecen a los bancos, 1,3 a proveedores, 311.341 euros tienen como acreedoras a distintas Administraciones públicas, 292.496 euros son deudas contraídas con socios y administradores y 54.000 euros, con el personal.