Indiferencia y desconocimiento ante el nuevo etiquetado de los carburantes

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

MIGUEL VILLAR

Todos los surtidores han de estar identificados ahora con una letra E dentro de un círculo para la gasolina y una B en un cuadrado para el gasoil, acompañados de una cifra

13 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El nuevo etiquetado complementario para los carburantes se estrenó ayer en las gasolineras gallegas con una mezcla de desconocimiento e indiferencia entre los usuarios. Desde este viernes, todos los surtidores han de estar identificados con una letra E dentro de un círculo para la gasolina y una B en un cuadrado para el gasoil, acompañados de una cifra, que es el porcentaje de etanol o biodiésel que llevan. Los más comunes son E5 y B7. Es una nomenclatura europea.

Es una denominación que complementa, no sustituye, a la actual, la más conocida, y además las pegatinas son poco visibles. Personal de gasolineras de Boiro y Ribeira coincidieron en señalar que los clientes «ni se dan cuenta, no se fijan, te piden el importe como siempre y se lo echas». En estaciones de Ferrolterra decían que había sido «una jornada como otra cualquiera».

En una gasolinera de Lugo, un trabajador explicaba que las pegatinas las colocaron el miércoles y que muchos conductores aún no se habían percatado. Los adhesivos se sitúan en la manguera y en la parte superior del surtidor. «No resulta nada lioso», explicaba un gasolinero. Los coches que se venden desde este mes ya traen la pegatina en la tapa de dentro.

En esa misma estación de servicio un chico decía no haberse percatado de la novedad: «Tampoco se necesita saberlo, cada uno sabe lo que tiene que echar». Otra conductora explica que su coche ya indica el tipo de combustible que necesita y lo ve «un gasto innecesario» porque realmente son «etiquetas complementarias» a las indicaciones inscritas «desde siempre».

Bruselas rebautiza los carburantes como E y B

f. f.

En las últimas semanas han empezado a aparecer pegatinas nuevas en los surtidores de las estaciones de servicio. Son pequeñas, tanto que hay que fijarse un poco para caer en la cuenta. Y cuando esto ocurre, surge la gran duda: ¿qué será eso de E5? ¿Y B7? Pues son las denominaciones elegidas por los cerebros de Bruselas para designar los combustibles de automoción en toda la Unión Europea. A partir de este viernes tendrán que lucir en todas las gasolineras de los 28 Estados miembros de la Unión más Islandia, Liechtenstein, Noruega, Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía.

Seguir leyendo