Las empresas avisan de una fuga de inversiones si se gravan sus beneficios en el extranjero

Edurne Martínez MADRID / COLPISA

ECONOMÍA

Nacho Gallego | Efe

El Gobierno estudia que las multinacionales tributen por los dividendos de sus filiales en otros países, ahora exentos

04 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El Gobierno necesita recaudar más para poder hacer frente a la batería de propuestas sociales que pretende llevar a cabo antes de que termine la legislatura. Además, debe hacer alguna concesión a Podemos para garantizarse su voto favorable a los próximos Presupuestos. Entre ellas está el incremento de impuestos a las grandes empresas, una de las medidas que con más insistencia han reclamado desde la formación morada.

Así, el Ejecutivo está analizando la propuesta de Unidos Podemos de endurecer la fiscalidad de los beneficios que obtienen las multinacionales mediante los dividendos de sus filiales extranjeras, según confirmaron fuentes del Ministerio de Hacienda. Y nada más conocer la información las empresas se posicionaron en contra, como era de esperar.

La recaudación del impuesto de sociedades podría aumentar en unos mil millones al año El presidente de Cepyme (la patronal de las pequeñas y medianas empresas), y candidato a la presidencia de la CEOE, Antonio Garamendi, afirmó ayer que esta medida es una «barbaridad» y advirtió al Gobierno que, si sale adelante, habrá compañías y bancos que se deslocalicen. «Si les obligas a pagar en dos sitios, se van a deslocalizar», subrayó. Asimismo, Garamendi afirmó que volver a los tratados de doble imposición traerá «problemas». «Recomiendo a Unidos Podemos que monten una empresa con doble imposición y se darán cuenta de lo que es», llegó a ironizar el ahora vicepresidente de la patronal.

La iniciativa afectaría sobre todo a las grandes multinacionales españolas, que pagarían más por los beneficios que obtienen de sus filiales extranjeras, limitando la exención por doble imposición.

Esos beneficios fiscales por acuerdos bilaterales, que actualmente están en el 100 %, pasarían a ser aproximadamente del 95 % para aumentar la recaudación del impuesto de sociedades. En el 2016 -último año con datos disponibles- las empresas registraron un resultado contable positivo que superó los 198.000 millones de euros, según la memoria de recaudación anual de la Agencia Tributaria. De esa cifra, las compañías restaron más de 105.000 millones por beneficios de sus filiales en otros países por la exención de doble imposición. Si esta no fuera total, sino del 95 %, como se plantea, la base imponible aumentaría en más de 5.000 millones y la recaudación, en cerca de 1.000, aunque desde Hacienda no se aventura a concretar un objetivo de ingresos, porque dependerá de cómo se configure la medida.

En su defensa, desde el Gobierno aseguran que esta doble imposición «ya se aplica en otros países» de la UE, como Italia, Alemania y Francia, ya que hay una directiva que lo permite.