El Pacto de Toledo acuerda al fin que las pensiones se revaloricen como el IPC

Los partidos apoyan volver al modelo de hace 5 años, que beneficia a 760.000 gallegos


madrid / colpisa

Las pensiones deben revalorizarse conforme al IPC real, basándose en la recomendación que el Pacto de Toledo ya hizo en el 2011. Este es el primer acuerdo que alcanzó ayer esta comisión después de dos años de trabajo, aunque deberá ser ratificado en su próxima reunión. El consenso no es unánime, puesto que Esquerra no lo ha secundado, pero sí ha sido suscrito por el resto de los grupos del Congreso: PSOE, PP, Ciudadanos, Unidos Podemos, PDECat, PNV y Compromís, según confirmaron fuentes parlamentarias.

Se trata de la segunda victoria para los pensionistas en la batalla que comenzaron hace ya casi un año por las calles de las principales ciudades españolas para exigir que se les garantice su poder adquisitivo después de cuatro años consecutivos con una subida mínima del 0,25 %. El primer escollo lo superaron cuando el Gobierno del PP, con el apoyo del PNV, accedió a un alza del 1,6 % para este año y el próximo.

Con el acuerdo de ayer, se cierra el debate en torno a la recomendación segunda, cuyo texto dice así: «Los pensionistas son uno de los sectores de la población más perjudicados por las variaciones crónicas que la inflación ocasiona sobre el coste de la vida. Por esa razón, la revalorización anual en base al IPC real se presenta como el mecanismo que servirá para conservar el poder adquisitivo de las pensiones». Otra cuestión será establecer cuál es la inflación real cada año, puesto que puede tomarse de referencia la de noviembre (como se hacía hasta ahora), la de diciembre o la media anual, algo que no se ha concretado en el Pacto de Toledo.

Además, el documento precisa que «la revalorización debe ser diferenciada de cualquier otra mejora que cuando lo permita la situación económica pueda aumentar el poder adquisitivo». Y, de igual manera, incluye una crítica explícita al hecho de que «no existe consenso» en torno al índice de revalorización de las pensiones (IRP) que entró en vigor con la reforma del 2013 del PP, lo que implica, por tanto, su derogación. A su vez, se explica que cualquier desarrollo ajeno a lo escrito en esta recomendación «ha de hacerse siempre previa consulta y debate» en el seno de la comisión.

El de ayer fue un pacto de mínimos entre las formaciones con participación en esta comisión. Carles Campuzano (PDECat) resaltó el hecho de que puedan introducir en el futuro otros parámetros como los salarios o el PIB. Una cuestión en la que coincide con el PP y Ciudadanos: el IPC debía ser un «elemento troncal», pero no el único, ya que consideraban que en épocas de crisis igual las pensiones más altas debían subir menos y blindarse solo las más bajas.

La medida beneficiará a 760.000 pensiones en Galicia, pero no será inmediata. La propuesta formará parte del conjunto de recomendaciones que el Pacto redactará para garantizar la sostenibilidad y suficiencia del sistema y deberán ser debatidas y votadas en el Congreso.

Con todo, el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, dijo que el sistema de pensiones «tiene arreglo» para los próximos 10 años, pero ha dejado claro que vincular la revalorización de las pensiones a un único indicador «causa siempre efectos perversos». A partir del 2020, dijo, debería establecerse un mecanismo de revalorización que tenga en cuenta varios indicadores.

Así cambiará

921,4 €: Jubilación media en Galicia

Cuantía al mes, de agosto. La de viudedad es de 855.

923,7 €: Pensión si sube el 0,25 %

Son 2,3 euros más al mes según la revalorización en vigor.

939,828 €: Pensión con la subida al IPC

Con una inflación en el 2 %, que es la prevista este año.

El Gobierno busca ingresos y pondrá un tributo del 18 % en sociedades para banca y petroleras

Poco después de comenzar en el cargo, la titular de Hacienda, María Jesús Montero, revolucionaba el ministerio anunciando una batería de nuevos impuestos a grandes tecnológicas, a medioambientales o a la banca. Meses después empieza a concretar un poco más y ayer confirmaba que su departamento estudia la aplicación de un tipo mínimo en el impuesto de sociedades, de aproximadamente el 18 % para las empresas que están gravadas actualmente con el 30 %, es decir bancos y petroleras. El ascenso del 15 % al 18 % se produce para «mantener la progresividad del impuesto», aseguran fuentes de Hacienda.

Con esta medida, el Ejecutivo acerca el porcentaje al exigido por Unidos Podemos para apoyar al Gobierno en la aprobación de los Presupuestos Generales. La coalición puso sobre la mesa la aplicación de un tipo mínimo del 20 % para la banca. De prosperar estos planes, las empresas españolas dejarían de disfrutar de deducciones que rebajan del 15 % el tipo efectivo que abonan en su impuesto de sociedades, y del 18 % en el caso de las entidades bancarias y las compañías de hidrocarburos.

Sea cual sea el porcentaje definitivo, el Ministerio de Hacienda todavía desconoce el incremento que esta nueva fiscalidad supondría para las arcas del Estado.

La titular, María Jesús Montero, recordó que Hacienda no tocará el IRPF para rentas de trabajo por debajo de los 140.000 euros anuales y destacó que el Ministerio trabaja ahora con dos sendas de consolidación fiscal para elaborar el borrador presupuestario que debe enviar a la UE antes del 15 de octubre, la del Gobierno del PP menos flexible y la propuesta por el Ejecutivo socialista acordada con Bruselas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Pacto de Toledo acuerda al fin que las pensiones se revaloricen como el IPC