El Pacto de Toledo busca una tercera vía que al fin lo desatasque

Los pensionistas pierden la paciencia por la falta de acuerdos, y estallan ante el Congreso

;
Tensa protesta de pensionistas a las puertas del Congreso La presencia de policías antidisturbios en la zona hizo que se provocaran algunos altercados en plena calle

madrid / colpisa, la voz

Un paso atrás -otro más-, para intentar dar dos adelante. Esa es la última estrategia que parece cobrar fuerza en el seno del Pacto de Toledo, a fin de desatascarlo ante las diferencias claras en torno al peso real que debe tener la inflación para revalorizar anualmente las pensiones. Para Podemos, autor de un borrador apoyado por otros partidos de izquierdas y, en última instancia, también por el PSOE, el IPC debería ser el incremento mínimo. Por el contrario, para PP y Ciudadanos debería darse margen a que en el cauce del diálogo social patronal y sindicatos puedan introducir otras variables que modulen esa subida, como, por ejemplo, la evolución del PIB o de los salarios. Respaldan así un texto elaborado por el PDECat, aunque este partido estaría más dispuesto a ceder en sus posiciones.

Ante el riesgo creciente de ruptura -Podemos, de hecho, ya ha amagado con salirse del Pacto según cuál sea el peso del IPC-, en las últimas horas ha surgido una tercera vía para facilitarlo, ya que «había muchos flecos que quedaban sueltos», precisaron fuentes parlamentarias. Para ello han vuelto como punto de partida al acuerdo del 2011, la última vez que hubo consenso, y a partir de ahí tratarán de limar diferencias entre todos. Por eso suspendieron la reunión prevista para ayer y volverán a verse las caras más adelante.

Mientras tanto, los pensionistas volvieron a manifestarse ayer frente a las puertas del Congreso para reclamar pensiones dignas y que estas se revaloricen con el IPC.

Durante la concentración se vivieron momentos de tensión, ya que los jubilados intentaron derribar las vallas de seguridad para acceder al Hemiciclo, pero los agentes los frenaron, llegando a tomar posiciones los antidisturbios, aunque sin cargar. Varios diputados de Podemos, entre ellos su secretario general, Pablo Iglesias, salieron a darles su apoyo. Según denunciaron los organizadores de la protesta, en un principio tenían permiso para llegar a la puerta del Congreso, pero finalmente tuvieron que quedarse más alejados debido a que la Delegación del Gobierno dio aviso para que se cortara la calle unos 50 metros más abajo. Este cambio indignó a los pensionistas manifestantes, que gritaron consignas como «No somos terroristas, somos pensionistas». Luego entregaron un escrito a la presidenta del Congreso.

En esa carta, firmada por la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones, tachan de «lamentable» la «incapacidad» del Pacto de Toledo para alcanzar un acuerdo tras «varios años de trabajo», dos en esta última reforma. Señalan también su «profundo malestar» por que esa comisión no sea capaz de avanzar «más allá de los tacticismos políticos y electorales», y advierten que no aceptarán un índice de revalorización «distinto» del IPC.

Pese a ello, desde el Pacto apuntan que se van «a dar cuantos plazos sean necesarios para llegar a la unanimidad». Al respecto, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, rechazó con rotundidad reformar «unilateralmente» las pensiones, «como hizo el Gobierno anterior».

Este año, el coste de las prestaciones en Galicia ha subido 128 millones

El coste de las pensiones en Galicia volverá a marcar este año un récord. Como sucedió en el 2017. Y antes, en el 2016. Y antes... Porque las reformas puestas en marcha en los últimos años, con la pírrica revalorización del 0,25 %, no han frenado el aumento del gasto público en una comunidad envejecida y en la que el número de altas (nuevos jubilados) sigue creciendo más que el de bajas (por fallecimiento). Y, además, con nóminas más altas.

El caso es que este año, en los ocho primeros meses la Seguridad Social ha tenido que desembolsar, al margen de la extra de julio, 4.829 millones de euros en las prestaciones por jubilación, viudedad, invalidez y orfandad. A una media de 603 millones cada mes, lo que terminará llevando el coste total del ejercicio cerca de los 8.500 millones.

El repunte de este gasto en la comunidad -un territorio dependiente de la caja única para poder pagar sus pensiones- está cerca ya del 3 %, superior a los cursos anteriores porque en agosto la nómina de los jubilados se revalorizó un 1,6 %. En total, esos 4.829 millones suponen un desembolso de 128 más en la comunidad.

Incremento insuficiente

Sin embargo, la subida aprobada en los Presupuestos para estas prestaciones públicas se ha quedado claramente corta a tenor de cómo está evolucionando la inflación, ligeramente por encima del 2 % en Galicia en lo que va de 2018. Es decir, esa mejora no ha permitido que los pensionistas recuperen poder adquisitivo, porque el coste de la vida está por encima del 1,6 %. Por eso se reclama una vinculación al IPC.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Tags
Comentarios

El Pacto de Toledo busca una tercera vía que al fin lo desatasque