Un impuesto menos enfriará la luz un 4 %

f. fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Zipi | EFE

El Gobierno intenta atacar la escalada de precios de la energía suspendiendo la aplicación de la tasa del 7 % a la generación, ampliando el bono social y creando otro para la calefacción

20 sep 2018 . Actualizado a las 14:38 h.

Una familia media podrá ahorrarse en la factura de la luz de este mes de septiembre -el más caro en el último año y medio- menos de tres euros. Así será si se aplicara ya la suspensión del impuesto a la generación de electricidad anunciada ayer por la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, como principal medida a corto plazo para hacer frente a la escalada de los precios de la energía durante los últimos meses. Ese gravamen penaliza con un 7 % las ventas de la centrales de producción y las compañías lo repercuten en el coste final al que comercializan los megavatios hora en el mercado mayorista. Al eliminarlo, se supone que bajará ese coste.

Fuentes de Transición Ecológica calcularon que la supresión de ese impuesto se traducirá en una rebaja del recibo doméstico cercana al 4 %. Para los grandes consumidores de energía, ese porcentaje alcanzará el 7 %.

De ese modo, si una familia media iba a pagar este mes en torno a 70 euros por la luz, finalmente desembolsará algo más de 67. Pero este cálculo es, de momento, ciencia ficción, porque Ribera no concretó cuándo será efectiva esa suspensión. En todo caso, el impacto de esta medida es limitado, pues la factura de septiembre de esa misma familia es ya un 14 % más cara que la del mismo mes del 2017.