La leche y sus derivados deberán, por fin, indicar en la etiqueta el lugar de origen

El decreto se aprobará esta semana y da así cumplimiento a un pilar del acuerdo lácteo que se firmó hace ahora tres años


santiago / la voz

Han tenido que transcurrir tres años para que uno de los grandes pilares del acuerdo lácteo, firmado en septiembre del 2015 para atajar una grave crisis del sector vea por fin la luz. Salvo sorpresas, el Gobierno central aprobará esta semana el decreto que obliga a etiquetar el origen de los productos lácteos. En un país en el que se producen 7 millones de toneladas anuales y se consumen 9,2, esta era una de las grandes demandas de los ganaderos: que los consumidores valorizasen el producto propio en el lineal de venta, que las grandes industrias importasen menos y que, en definitiva, todo esto repercutiera en el primer eslabón de la cadena de valor, de forma que mejorasen los precios en origen.

Para Galicia, primera productora de leche del Estado y con cotizaciones en el campo entre dos y tres céntimos por litro inferiores a las del resto de las comunidades, el decreto es de suma importancia. «Durante años ha estado entrando leche de Francia y Portugal a bajo precio, y se ha envasado aquí, sin que el consumidor conociese qué estaba comprando, como si fuera gallega», precisa Javier Iglesias, portavoz de ganadería de UU.AA.

El retraso en este decreto se explica, en gran medida, por las tensiones entre los ministerios de Agricultura y Economía. El pasado mes de mayo, con el PP en la Moncloa, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) hizo público un informe en el que reconocía que el etiquetado era útil para el consumidor, pero que podría constituir una restricción a la libre circulación de mercancías.

Discrepancias

En la industria nunca ha habido una posición homogénea sobre la identificación del origen de la leche. Mientras las firmas que se abastecen mayoritariamente de materia prima en España no ponían mayores objeciones, las grandes importadoras eran mucho más reacias y se alineaban con la tesis de la CNMC. Un criterio que ahora ha decidido desoír el departamento que dirige Luís Planas y contra el que se opuso también la Xunta. El etiquetado al que obligará el decreto afecta a la leche líquida, pero también a otros productos como quesos y requesones, nata, mantequilla y yogures.

La información deberá indicar dónde fue ordeñada la vaca y dónde fue transformado el producto. Los productores consideran que la entrada en vigor de la normativa debería ir acompañada de una campaña de sensibilización entre los consumidores, un modelo que ya han seguido con éxito otros países de tradición productora como Francia.

A la espera de que se regule la actividad de primeros compradores

Galicia está también pendiente de que el Gobierno apruebe otro decreto clave para su sector lácteo: el que regula la actividad de los primeros compradores, que son los intermediarios entre las industrias y los productores. Esta norma ayudaría a poner a fin a un problema específico del sector en la comunidad gallega, y que es la especulación con el precio de la materia prima a través de agentes no siempre vinculados al campo.

Esta norma, en principio, iba a exigir a todos los primeros compradores un aval para el ejercicio de su actividad, para evitar así la desprotección de los ganaderos. Esta propuesta ya obtuvo la valoración desfavorable de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, una decisión no vinculante, y que fue criticada por la Xunta.

«Se ben o actual Goberno decidiu suprimir do último borrador a esixencia do aval para esta figura, o certo é que o documento está aínda en período de alegacións; nós tentaremos acadar a mellor fórmula para os intereses dos gandeiros», precisan desde Medio Rural.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La leche y sus derivados deberán, por fin, indicar en la etiqueta el lugar de origen