El tarifazo eléctrico ahoga a las empresas

A la fuerte escalada de la luz se suma que Naturgy decide rescindir contratos a un centenar de grandes clientes gallegos porque pactó precios inferiores a los que arroja ahora el mercado

.

redacción / la voz

Electrocutados los consumidores domésticos, electrocutadas las empresas. Hasta las compañías eléctricas -unas más que otras- están que rabian por la escalada de precios de la energía de los últimos cuatro meses. Porque no toda la subida repercute en sus beneficios. También impacta en sus gastos. Endesa, por ejemplo, no tiene centrales suficientes para producir toda la energía que comercializa y, por tanto, para venderla tiene que comprarla en un mercado cada vez más caro incluso para ella.

Naturgy, la antigua Gas Natural Fenosa, anda también ahogada. De hecho, ha dado un paso insólito, según lo califican algunas fuentes del sector: ha preferido romper de forma unilateral el contrato con algo más de un centenar de grandes clientes gallegos que no aceptaron una revisión al alza de la factura antes que asumir el sobrecoste que supondría seguir vendiéndoles la energía por debajo del precio de mercado. La rescisión de esos acuerdos se tradujo en el abono de compensaciones.

Esos grandes clientes son, entre otros, los principales proveedores de la fábrica de PSA en Vigo, reunidos en el clúster de la automoción (Ceaga). Esta entidad creó una central de compras en el 2003 para negociar de forma conjunta el contrato de suministro eléctrico para sus asociados. El servicio lo prestaba Naturgy, hasta ahora, cuando la eléctrica decidió rescindir el contrato porque su cliente se negó a renegociar el acuerdo a la vista de la escalada del mercado mayorista. Fuentes de la antigua Gas Natural Fenosa explicaron que esa revisión se propuso a todos sus grandes abonados y que algunos no habían aceptado negociar. El contrato en cuestión incluye un precio fijo que se puede mover en una estrecha banda de entre 5 y 10 euros en función de lo que ocurra en el mercado. Pero la escalada de los últimos meses ha hecho inviables tales tarifas y entrañarían pérdidas, según la compañía.

El contrato incluye una cláusula de rescisión: una de las partes puede romperlo antes de tiempo, pero con compensaciones por medio. «Los clientes saben lo que firman», subrayaron desde Naturgy. Ceaga declinó comentar nada al respecto.

La patronal gallega del metal, Asime, con más de 600 asociados en la comunidad, cuenta también con una central de compras de energía, en la que participan algo más de ochenta de sus empresas. Según explica su secretario general, Enrique Mallón, la compañía con la que tienen contratada la electricidad es Nexus, que estos días se puso en contacto con ellos para hablar, precisamente, de la subida de los precios de mercado de la tarifa de la luz. Su intención era revisarla al alza, pero finalmente han acordado que no será así. Asime seguirá pagando el mismo coste fijo pactado a principios de verano y Nexus asumirá posibles sobrecostes. «La electricidad para nosotros, como para otras grandes empresas, es esencial y estamos contentos con este contrato», destacó Mallón. El acuerdo incluye una cláusula de rescisión como la que utilizó Naturgy con sus clientes.

El clúster del textil gallego no dispone de una central de compras, pero por poco. Alberto Rocha, secretario general de esa organización, avanzó que durante el primer semestre de este año pidieron distintas ofertas para contratar la electricidad de forma conjunta. «Decidimos no hacerlo porque no le vimos tantas ventajas, no suponía ahorro apenas, además era un lío tremendo montar la central de compras», destacó Rocha.

Lo que hacen otras eléctricas

Pero ¿será Naturgy la única que rompe contratos al no soportar la subida del precio de la electricidad? No es una práctica frecuente, según fuentes del sector.

Endesa, por ejemplo, explicaron sus portavoces oficiales, no rescinde el acuerdo ni aunque esté ahogada porque los precios de mercado superen a los pactados con el cliente. Lo habitual es que el contrato estipule un precio para el primer año, revisable el segundo en función de lo que ocurra en el mercado. Dos meses antes de que se agoten los primeros doce meses, la compañía avisa al cliente de la nueva tarifa. Si no está de acuerdo, se acabó.

Iberdrola llenará las autovías de electrolineras

Iberdrola instalará 200 electrolineras para recargar coches eléctricos en las principales autovías. Estas instalaciones permitirán recorrer la Península de punta a punta con un coche de estas características. Habrá, según la compañía, una electrolinera cada 100 kilómetros (estarán en las seis autovías radiales y en los corredores del Cantábrico, del Mediterráneo y de la Ruta de la Plata). La iniciativa estará lista dentro de un año y precisará una inversión de diez millones de euros, según destacó la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán.

Y las gasolinas ahogan a todos los sufridos conductores

Los precios medios de la gasolina y del gasoil en España se han encarecido esta semana hasta los 1,341 y 1,246 euros, respectivamente, lo que supone un máximo anual para ambos carburantes, y los más elevados que registran desde mediados del 2014. Según datos del boletín petrolero de la Unión Europea, ambos combustibles encadenan siete semanas consecutivas al alza. Pese a que en la última, el precio de la gasolina solo se ha encarecido un 0,37 %, y un 0,65 % el del gasoil, acumulan una subida del 7,6 % y del 8,7 %, respectivamente.

En relación con la situación de hace un año, el primer carburante es un 10,4 % más caro; el segundo, un 14,4.

En lo que va del 2018, el litro de la gasolina superó la barrera de los 1,3 euros en mayo, el mismo mes en el que el gasoil superó los 1,2.

Para ver un precio más elevado en el primer caso hay que remontarse a la semana del 20 de octubre del 2014, cuando superó los 1,352 euros. Por lo que respecta al gasoil, su coste actual no era tan alto desde la semana del 20 de noviembre del 2014, cuando se expendía a 1,262 euros.

Lejos aún de marcas históricas

A pesar de estos incrementos, los dos principales combustibles de automoción se mantienen por debajo de los máximos históricos. En concreto, el precio de la gasolina es casi un 12 % más bajo y el del gasoil un 13,7 % que los récords que registraron ambos combustibles en la semana del 3 de septiembre del 2012, cuando se situaban en 1,522 y 1,445 euros, respectivamente. Esa escalada coincidió con la revisión del IVA, que pasó del 18 al 21 %.

Con estos datos, llenar un depósito medio de gasolina de 55 litros de capacidad cuesta esta semana 73,7 euros y hacerlo con gasoil, 68,5.

La gasolina sin plomo de 95 octanos se vende a una media de 1,483 euros por litro en la Unión Europea, y en la zona del euro se paga a 1,530 euros el litro; mientras, el precio del gasoil es de 1,381 euros y de 1,386, respectivamente. El barril de petróleo brent cotiza en estos momentos a 79,6 euros.

Alcoa, con el alma en vilo

Las tres fábricas de Alcoa en España -dos en Galicia y una en Asturias- devoran energía eléctrica a manos llenas para producir aluminio o alúmina. Tanto que ese concepto representa el 40 % de sus gastos de explotación. La multinacional anda siempre ahogada, o eso expresan sus portavoces con frecuencia, pero con la escalada actual de la electricidad más aún. «Las plantas se están viendo seriamente afectadas y el impacto negativo en nuestra competitividad es significativo», reconocieron ayer fuentes de Alcoa. La compañía tiene diversificado el suministro con varias eléctricas. Paga un precio vinculado a lo que ocurra en el mercado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El tarifazo eléctrico ahoga a las empresas