El precio de la fruta en Galicia sube este año siete veces más que el IPC

Los productores se quejan de que esa alza al consumidor no repercute en origen

.

SANTIAGO / LA VOZ

Los precios de la fruta fresca han registrado en el último año en Galicia una subida que es siete veces superior a la de la inflación, que se sitúa en el 2,2 %. El alza de estos alimentos se eleva hasta el 15,3 %, casi dos puntos inferior a la media española, en un contexto en que los hogares, con apenas mejoras en su nivel de renta, soportan también una luz y unos carburantes más caros. De todos los productos que el INE recoge en el IPC, las frutas frescas fueron los que más se dispararon, tras los combustibles y el gasoil.

No se trata de un fenómeno nuevo. De hecho, estos productos básicos han subido a lo largo de la última década tres veces más que el conjunto de la cesta de la compra. Para encontrar en el precio de la fruta una tasa de variación interanual superior al 15,3 % habría que remontarse hasta el verano del 2013, es decir, cinco años atrás. El resultado es que las familias han empezado a reducir su consumo coincidiendo con un contexto de recuperación económica, algo que, en principio, no casa. En los últimos cinco años, según los datos que maneja el Ministerio de Agricultura, la demanda interna ha descendido en España casi un 12 %.

Mientras, ese notable incremento de precios en los lineales de venta no se ha traducido en una mejora sustancial en las rentas de los productores. La brecha entre el valor en origen y el valor final es cada vez mayor. Así las cosas, ¿qué es lo que sucede con la fruta? Hay varias respuestas a esa pregunta: la calidad de la cosecha, las condiciones meteorológicas por el cambio climático (inesperadas rachas de altas temperaturas, otras de fuertes aguaceros...), los crecientes períodos de sequía y, sobre todo, la creciente exportación a terceros países. Este último es el argumento que maneja la patronal de los supermercados, Asedas. Pero los productores discrepan.

Pasto de la especulación

«En España y en el conjunto de las comunidades se está produciendo una especulación tremenda con la fruta; es un sector que se encuentra totalmente desorganizado, en el que no hay orden y en el que los especuladores y mayoristas campan a sus anchas; no puede ser que haya productores a punto de abandonar porque no pueden cubrir costes mientras hay esos precios en los lineales de venta», apunta Roberto García, secretario xeral de Unións Agrarias. Desde el campo apelan a un reparto más justo de los márgenes. Y advierten que una brecha tan grande entre el origen y el final de la cadena de valor no puede explicarse solo por los costes de almacenamiento, transporte y distribución.

«No hay ninguna razón para que la fruta se esté pagando a precios tan bajos a los agricultores», denuncian en COAG, donde se advierte que productos como la cereza, la manzana, la sandía o las uvas son los que registran unas mayores oscilaciones en los puntos de venta. Las organizaciones agrarias piden una intervención del sector público en un mercado en el que está en juego una cadena que ayuda a fijar población en el medio rural.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El precio de la fruta en Galicia sube este año siete veces más que el IPC