Un grupo que es puro músculo


Inditex es músculo, que nadie lo dude. Su salud financiera es la envidia de cualquier compañía del mundo. Y esencialmente es algo más, es talento. Pero del bueno, del que nace en la cuna de la humildad, del que aun pudiendo enseñar intenta aprender. Y esta es su gran diferencia. Walmart, la compañía más grande nunca imaginada, es observada hoy como un dinosaurio del medio oeste estadounidense, un fiel reflejo de la decadencia americana, y aunque no es así, en absoluto, está siendo estigmatizada por los mercados. La sueca H&M, líder absoluto, en su día, no es capaz de decir «este soy yo».

A Inditex, ya lo sabe, también intentaron ponerle su cruz. Si cayó nuestro retail, pensó más de un analista de Wall Street, también caerán estos gallegos de Arteixo. Y tanto fue así que algunos cortos osaron instalarse entre su accionariado, buscando lógicamente los 21 euros. Hoy, a 26, lloran. Que sigan. Su llanto suena a música celestial.

En todo caso, esto no termina aquí. Volverán. Que nadie se engañe. Pero ahí los esperan compañías como Pull & Bear, con crecimientos que superan los dos dígitos. Brutal. O la emergente Oysho, creciendo al 7 %. Lo dije hace tiempo: mientras haya mundo que andar, hay Inditex.

Por Venancio Salcines Vicepresidente del Club Financiero Atlántico

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

Un grupo que es puro músculo