Los trabajadores de Navantia de San Fernando se echan a la calle para continuar con las movilizaciones

Han aprobado un calendario de protestas ante la incertidumbre con el contrato para la construcción de cinco corbetas para Arabia Saudí

El presidente del comité de empresa del astillero de Navantia San Fernando, Jesús Peralta
El presidente del comité de empresa del astillero de Navantia San Fernando, Jesús Peralta

«Vamos a luchar con uñas y dientes», aseguran. No se fían del Gobierno. Creen que, a pesar de las explicaciones de este lunes, la ministra de Defensa, Margarita Robles, no da garantías sobre el contrato para la construcción de cinco corbetas para la Arabia Saudí. La incertidumbre sobre él se extendió después de que el ministerio confirmara que estudia suspender la venta de bombas de precisión al país asiático ante la posibilidad de que sean usadas para atacar Yemen. Así, los trabajadores de Navantia de San Fernando, Cádiz, han decidido este martes, a primera hora de la mañana, continuar con las movilizaciones. Lo han hecho en una asamblea en la que se ha aprobado por unanimidad» un calendario de protestas planteado por el comité. «En esta ocasión van a ser los trabajadores los que digan la opción de qué tipo de movilización quieren», sin descartar incluso una huelga general.

Terminada la asamblea, los empleados de la factoría de astilleros  han puesto rumbo a la carretera CA-33 con la intención de cortarla. Al grito de «si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra» y «Robles, si no lo arreglas, guerra», y tras una pancarta reclamando carga de trabajo, los trabajadores han marchado desde las puertas de Navantia hasta la autovía A-4 a la altura del Polígono de Tres Caminos. La Guardia Civil había cortado previamente el tráfico y desviado la circulación por otros puntos. La movilización terminó sobre las 11.15 horas.

La confirmación de la firma del contrato, en negociaciones desde el año 2015, se produjo el pasado mes de julio por un importe de 1.800 millones de euros, suponiendo una carga de trabajo global de alrededor de siete millones de horas para los astilleros de la bahía de Cádiz, de la ría de Ferrol y de Cartagena y su industria auxiliar.

El programa arranca a finales del 2018 y el último buque debería entregarse en el 2022. En cuanto a su impacto en empleo, se calcula que durante cinco años se generarían anualmente cerca de 6.000 ocupados directos e indirectos. De ellos, más de 1.100 serían empleados directos, más de 1.800 empleados de la industria auxiliar de Navantia y más de 3.000 empleados indirectos generados por otros suministradores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los trabajadores de Navantia de San Fernando se echan a la calle para continuar con las movilizaciones