El precio de la vivienda se dispara y encadena tres años de subidas

Los inmuebles se encarecen un 6,8 % respecto a 2015. Los precios Galicia aumentan un 3,9 % en un solo año


Los precios de la vivienda en España siguen en aumento. El Instituto Nacional de Estadística (INE) publica hoy los índices para el actual trimestre, cuando el incremento respecto a los tres primeros meses del año fue del 2,6 %. Supone la mayor subida de la tasa intertrimestral en los tres últimos años. El montante a pagar por un inmueble no ha dejado de subir desde junio del 2014, mientras que en Galicia lo hacen, de forma ininterrumpida, desde hace más de un año.

En los últimos doce meses, los precios en Galicia se han encarecido en un 3,9 %. El índice empleado por el INE toma como base el primer trimestre del 2015. Desde entonces, los costes en España han crecido un 7,2 % y en Galicia superan el 6 %. 

En el conjunto del país, tanto los costes de la vivienda nueva como los de de segunda mano subieron un 2,6 % entre el segundo y primer trimestre de 2018. 

En el caso de Galicia, el precio de la vivienda nueva crece muy por encima de la de segunda mano, más estable pese a crecer en el último trimestre. El alza en los costes coincide también con la ligera recuperación de las hipotecas en la comunidad. La concesión de préstamos para la adquisición de las viviendas sigue aún lejos de los niveles del 2010, pero el número se ha visto incrementado este año. En enero, se rebasó la barrera de las mil hipotecas firmadas por segunda vez desde el 2013.

El mercado inmobiliario adquiere unos niveles cada vez más inaccesibles para las personas en busca de vivienda. Al imparable crecimiento de los precios para la adquisición de propiedades se une la burbuja que rodea al alquiler. El último informe publicado por el portal Fotocasa, presentado este jueves, muestra cómo los arrendamientos se ceban con los estudiantes, al aumentar el precio medio por habitación. En la ciudad de A Coruña, por ejemplo, alquilar un dormitorio cuesta unos 216 euros, después de experimentar una subida del 25,8 % en solo doce meses.

La directora de Estudios de este buscador inmobiliario, Beatriz Toribio, advertía antes del verano que el precio de la vivienda «está creciendo a un ritmo muy superior al que lo están haciendo los salarios». En otro análisis realizado junto a la plataforma de empleo Infojobs, concluían que los gallegos invierten un cuarto de su sueldo en pagar el alquiler, rozando el límite de esfuerzo económico recomendado.   

 La próxima crisis será de nuevo inmobiliaria

El reconocimiento de una burbuja en el mercado del alquiler por parte del Gobierno llegó en el pasado mes de abril, cuando el entonces ministro Íñigo de la Serna hablaba sobre un desajuste en los precios que, en aquel momento, estaba «empezando a suceder». Los populares aprobaron en marzo un Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, con diversas ayudas al alquiler financiadas, en un 80 %, por el Ministerio de Fomento. El actual Ejecutivo contempla también una reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos, que tendría como objetivo extender la duración de los contratos de alquiler de los tres años actuales a cinco años.

En medio de la constante inflación, tanto en la compra como en el alquiler, la presidenta del Banco Central Europeo alertó esta semana sobre la posibilidad de que la próxima crisis económica esté vinculada al ladrillo. En una entrevista con la agencia de noticias letona Leta, Danièle Nouy aseguró que lo «único» que sabe a «ciencia cierta» es que habrá otra crisis, aunque desconoce cuándo o dónde surgirá.

La reguladora europea sí reconoció que la próxima crisis la causará el mercado inmobiliario. «Muchas de las crisis anteriores han estado relacionadas con el mercado inmobiliario, aunque no sea de manera directa», subrayó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El precio de la vivienda se dispara y encadena tres años de subidas