La venta de coches en Galicia se dispara casi un 50 % ante la nueva normativa

Industria aplaza al 2020 la subida fiscal por el test de emisiones que hoy entra en vigor

.

redacción / la voz

El sector del automóvil está a punto de cerrar un agosto de récord, como no se recuerda en la red comercial. A falta de incluir un único día hábil más en el cómputo, las cifras que ayer manejaba la patronal de fabricantes (ANFAC) registraban unas ventas cercanas a los 100.000 vehículos (98.095 unidades el jueves), lo que supone un incremento del 63,1 % respecto al mismo mes del año anterior. Galicia no se queda atrás, ya que de la red de concesionarios de la comunidad ha salido un 45 % de coches más que doce meses atrás, y eso que el año pasado, con un incremento de transacciones del 12 %, ya se consideraba un mes más que bueno. Supone que se han despachado más de 4.800 unidades.

Tal voracidad compradora se explica por la entrada en vigor de la nueva normativa europea de emisiones. Lo hace precisamente hoy. Lleva por nombre WLTP (Procedimiento Mundial Armonizado de Pruebas para Vehículos Ligeros, por sus siglas en inglés), y más estricta con la contaminación que generan los vehículos, a raíz del escándalo del dieselgate. Este nuevo test sustituye a la NEDC, y su traducción práctica es un incremento en el impuesto de matriculación o que tengan que abonarlo (al menos en su tramo más bajo, el del 4,75 % del precio de venta) la inmensa mayoría del 60 % de coches que hasta ahora estaban exentos. No es que la emisión de CO2 de los motores de los vehículos haya cambiado de ayer a hoy, es que se han restringido los valores admitidos.

Ante este cambio y su impacto en el bolsillo, vía impuesto de matriculación, muchos han sido quienes han decidido adelantar la compra de su nuevo coche, aprovechando, además, las atractivas rebajas de los concesionarios, con unos descuentos medios este verano de entre el 20 y el 25 %, pero que en algunos casos llegaron al 40 %.

Porque al doble interés económico del cliente, se ha sumado que el sector del automóvil también tenía prisa por deshacerse del estocaje de vehículos automatriculados (se venden como de ocasión o kilómetro cero) pero homologados por la normativa NEDC, que ayer expiró. Adaptar las emisiones de estos coches a las exigencias de la WLTP tendría mayor coste para las marcas que liquidarlos a menor precio, además de estar obligados ya a comercializar todos los vehículos nuevos (salvo un 20 %) según el nuevo protocolo, con pruebas de emisiones más realistas que el anterior.

Dos años de transición

En este escenario, el Ministerio de Industria dio ayer una alegría al sector y también a los consumidores, ya que aprobó un régimen transitorio por el que se seguirán aplicando los valores de emisiones utilizados hasta ahora a los vehículos que se matriculen a partir de hoy, postergando a finales del año 2020 la puesta en marcha del nuevo régimen que cuantifica esa contaminación con unos nuevos parámetros.

De este modo, el impacto fiscal que la WLTP tendría ya sobre las nuevas ventas se pospondrá los dos próximos años, ya que los posibles aumentos en el impuesto de matriculación se mitigarán gracias a la aplicación de una herramienta (prevista en el reglamento de la UE) con la que se correlacionan los valores de los dos sistemas de medición.

El sector, que valora positivamente esta «transición ordenada» que llevaba semanas negociando con el Gobierno, estima que supondrá que solo un 5 % de los nuevos vehículos que hasta ahora se vendían tendrían que pagar impuesto de matriculación cuando hasta ayer no lo hacían. La medida de Industria trata de «mitigar el impacto directo sobre la demanda».

Tu coche por fin consumirá lo que te dice el comercial cuando lo compras

Iago García
Así se calcula el consumo y las emisiones de un coche El ciclo de homologación NEDC, que ofrecía datos poco fiables será sustituído por el WLTP a partir del 1 de septiembre. Con él las pruebas de conducción serán en carretera y ya no habrá diferencias entre el consumo anunciado por la marca y el real.

El nuevo sistema de medición de consumos y emisiones de vehículos entra en vigor este 1 de septiembre. Los modelos serán sometidos a pruebas de conducción reales que sustituyen a las actuales de laboratorio, siempre inferiores a las obtenidas en carretera. Dado que los coches serán homologados en base a ésto y los impuestos están ligados a la contaminación, serán más caros

Desde hace más de dos décadas, los vehículos se homologan en base al que se conocía por sus siglas en inglés como ciclo NEDC (New European Driving Cycle). Grosso modo, se cogía el coche que iba a comercializarse y se ponía en un banco de pruebas. Sobre unos rodillos se simulaban situaciones de conducción urbana y extraurbana. La prueba apenas duraba 20 minutos, nunca se rebasaban los 120 kilómetros por hora y se calculaba el consumo con la versión menos equipada y por lo tanto más liviana. O sea, el realismo de la medición era nulo. Y eso provocaba notables diferencias entre lo que anunciaba el fabricante y lo que realmente ocurría en carretera: el gasto en combustible podía ser hasta un 40% mayor que el señalado. Algo de lo que se alertaba desde organismos como el ICCT (Consejo Internacional de Transporte Limpio) en informes como éste.    

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La venta de coches en Galicia se dispara casi un 50 % ante la nueva normativa