La Galicia postcrisis: exportaciones récord, PIB recuperado, pero 190.000 puestos menos

En un solo trimestre, la economía generó casi 16.000 millones de euros, pero con un menor peso de la industria y los salarios

.

redacción / la voz

La economía gallega del quinto año postcrisis (oficialmente se salió de la recesión en el 2013) tiene luces. La más evidente, que ya se ha recuperado el PIB perdido durante la crisis, y entre marzo y junio se ha completado el mejor trimestre que se recuerda: 15.700 millones de euros generados. Pero también hay sombras que se extienden como una mancha de aceite cada trimestre: desde el menor peso de la industria hasta la debilidad del mercado laboral. Estas son algunas de las claves del crecimiento:

¿Cómo va a acabar el año la economía gallega?

Hay tres organismos que calculan que el crecimiento de la economía gallega seguirá este año por encima (o al menos a la par) de la media de España. El panel de Funcas -la fundación de las antiguas cajas- estima que este año se irá al 3,1 %. También el Foro Económico (que mide otra serie de variables) cree que la actividad económica gallega superará esa barrera del 3 %, y que actualmente crece a un ritmo intertrimestral del 1 %. Por su parte, el servicio de estudios del BBVA apunta en cambio a un 2,6 % de subida, en línea con lo que apunta ya el IGE en los datos que hizo públicos ayer, y que superará a España en el 2019. La Xunta es la menos optimista de todos: la Consellería de Facenda mantiene una previsión del 2,5 %.

¿Dónde están los tractores de la economía?

Hay dos fenómenos que están tirando notablemente: la exportación y los servicios. Por un lado, Galicia va camino de encadenar cuatro años consecutivos de récord de exportaciones. Por otro, internamente hay dos subsectores que están tirando como nunca de la economía gallega: el comercio y la hostelería. Suponen ya casi el 25 % de todo el PIB, prácticamente diez puntos más que la industria. En su conjunto, todo el área de servicios (incluyendo Administración pública, sanidad, educación, actividades inmobiliarias...) aportan casi dos tercios de toda la economía, cuando hace una década apenas era la mitad. A la baja, el primario, que hoy pesa menos del 5 %.

¿Se ha recuperado ya lo perdido durante la crisis?

No. Y este es un gran problema en Galicia. Actualmente, según el IGE, hay un millón de puestos de trabajo a tiempo completo equivalente, una fórmula que permite medir el empleo más allá de afiliados y ocupados. En el momento álgido del ciclo, en el 2008, se rozaban los 1,2 millones. Quedan 188.000 puestos por recuperar. Se está por encima del PIB de antes de la crisis, pero hay menos empleos, cuando ya hay comunidades que han conseguido las dos cosas. Eso es preocupante. Y tiene consecuencias: éxodo, y salarios, cuyo peso en la economía va cayendo (supone el 43 %, cuando llegó a rozar el 50 %), y está por debajo de los rendimientos de las empresas, que suben.

Los que tiran del empleo: la vuelta del ladrillo y el bum del turismo

Las cuentas del IGE revelan también que el crecimiento del empleo por ramas de actividad dista de ser homogéneo. Así, por ejemplo, mientras que el sector primario (agricultura, ganadería, silvicultura y pesca) retrocedió un 6,2 % anual -agudizando las caídas que registra desde el final del pasado año-, la construcción, intensiva en mano de obra, aumentó un 5,3 %, equivalente a casi 4.000 puestos de trabajo a tiempo completo.

De hecho, el crecimiento porcentual de la construcción solo se vio superado -dentro ya del sector servicios- por las actividades inmobiliarias (con un avance del 5,7 %).

También la industria ha acelerado en medio punto sus crecimiento en empleo, hasta el 3,9 % (casi 5.700 puestos de trabajo), mientras que los servicios en conjunto lo hicieron en un 1,8 %, equivalente a prácticamente 12.900 empleos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La Galicia postcrisis: exportaciones récord, PIB recuperado, pero 190.000 puestos menos