Los gallegos pierden hasta 80 euros de poder de compra pese a la recuperación

De entre todas las comunidades en las que ha caído, Galicia es la menos afectada


madrid / la voz

Los trabajadores gallegos han perdido poder de compra en el último año, y ello pese a que su salario medio en los últimos doce meses (hasta el cierre del segundo trimestre de este año) fue el más alto de toda la serie histórica. Esta es una de las conclusiones del último Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo, basado en los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada por el INE.

El informe cifra en 80 euros anuales el retroceso de la capacidad adquisitiva de los salarios en Galicia (un 0,4 % en términos relativos), que se explica por la evolución alcista de la cesta de la compra y de los servicios básicos (la luz) frente a la bajada del trienio 2014-2016.

En cualquier caso, el vaso puede verse medio vacío o medio lleno: es cierto que el poder de compra se ha visto erosionado en los últimos doce meses, pero el gallego ha sido el territorio donde la variación negativa ha sido menor.

La media del conjunto de España fue del 2,3 %, es decir, casi seis veces más que la gallega. Aunque más elocuente que el porcentaje son las cifrad absolutas: el asalariado medio español dispuso de casi 500 euros menos (469 concretamente) anuales en el bolsillo comparado con junio del 2016.

Otro detalle a tener en cuenta es que aunque los salarios gallegos ya perdían poder de compra hace un año, el porcentaje ahora se ha reducido -pasó del 0,6 % al 0,4 %-, algo que únicamente ha ocurrido en Galicia. Por contra, las caídas más pronunciadas las registraron Murcia (un retroceso del 4,7 %, equivalente a 843 euros anuales), La Rioja y Andalucía. En total, solo dos de las diecisiete comunidades han logrado que sus salarios cundan más en este período: Asturias, con 199 euros anuales, y Navarra, a notable distancia, con 20.

Diferencias por comunidades

De los datos anteriores resulta que en los dos últimos ejercicios los trabajadores de las comunidades han acumulado diferencias en la capacidad de compra de sus ciudadanos de hasta 1.042 euros. Así, mientras que el poder adquisitivo del sueldo medio gallego ha perdido el equivalente a 279 euros anuales en comparación con Asturias, ha mejorado 320 euros respecto al salario medio catalán y 481 respecto al de Madrid.

El informe, que Adecco realiza semestralmente desde hace seis años, chequea también otras variables del mercado laboral, como la remuneración, las oportunidades de empleo y desarrollo profesional, la conflictividad laboral, la seguridad o la conciliación.

En lo que respecta a la evolución del sueldo, Adecco subraya que después de oscilar durante seis años (desde marzo del 2012) en un «estrecho rango», entre 1.633 y 1.640 euros mensuales brutos, en este último trimestre analizado (el segundo de este año) el salario medio ordinario español se ha anotado su tercer incremento interanual consecutivo (del 0,6 %), situándose en 1.646 euros mensuales, «su máximo valor de la serie histórica».

Galicia reproduce esta misma evolución y se coloca entre las once comunidades en las que los salarios han mejorado. En el caso gallego, además, los 1.483 euros brutos de retribución media al cierre de junio son los más elevados de la serie estadística, después de incrementarse en el último año casi un 2 % (28 euros). Pese a ese incremento, como se ha explicado, se sigue perdiendo capacidad de compra.

Y pese a la mejora, se mantiene a distancia de Madrid o el País Vasco que, con 1.945 y 1.941 euros brutos mensuales, lideran el ránking, aunque sus aumentos porcentuales han sido mucho más discretos que los gallegos: del 0,6 % y del 0,3 % respectivamente. Extremadura, con 1.333 euros y un 4,4 % por debajo de su máximo, es la evolución más desfavorable.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los gallegos pierden hasta 80 euros de poder de compra pese a la recuperación