El desplome del diésel provoca los primeros paros en las fábricas españolas

Volkswagen negocia un ERE de ocho días en Navarra por la falta de motores de gasolina

L. C. Llera
Madrid, Vigo / Colpisa, La Voz

La planta que Volkswagen tiene en Navarra tendrá que parar ocho días a principios de septiembre por el aumento de la demanda de vehículos de gasolina. Aunque a simple vista parezca contradictorio, el cambio de tendencia que está experimentando el sector del automóvil en España, con el diésel en caída libre, ha provocado que los proveedores de piezas y motores no tengan capacidad suficiente para abastecer a las fábricas. Esto, unido a un segundo problema, el de la entrada en vigor el 1 de septiembre de un nuevo sistema de homologación de emisiones (WLTP), ha creado un «embotellamiento» en el ciclo productivo que obligará a parar la planta.

El ERE temporal afecta a una plantilla de 4.600 empleados y se llevará a cabo del 3 al 9 de septiembre más otros tres días aún por definir, según confirmó a este medio el secretario general de CC. OO. en Volkswagen Navarra, Eugenio Duque. «Sabíamos que la homologación estaba cogida con pinzas y que un retraso de una semana de piezas puede conllevar que no se pueda producir», dijo. Con todo, matiza que no están tan preocupados como si se tratara de un descenso del número de clientes, «porque eso haría reducir la plantilla, y en principio en este caso no ocurrirá». En ese sentido, Duque aseguró que «lo que dejemos de hacer hoy lo haremos mañana; cuando se desatasque la situación aumentará la producción».

Y es que la demanda de coches en España ha dado un giro radical en pocos años: si en el 2013 dos de cada tres coches que se vendían tenían motor a gasoil (67 %, frente al 31 % a gasolina), desde entonces su demanda ha caído de forma sostenida, hasta llegar a una proporción del 48-46 (todavía a favor del diésel) el año pasado, según datos de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles. Las palabras de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que aseguró que «los vehículos diésel tienen los días contados», agravaron la caída de la demanda de coches a gasoil, así como las restricciones de tráfico anunciadas por grandes ciudades.

Pero no es Volkswagen el único grupo que se enfrentará a problemas en la producción en las próximas semanas. Fuentes del sector aseguran que es cuestión de días que el resto de fabricantes se den cuenta de la falta de abastecimiento de piezas por la mayor demanda de coches de gasolina y tengan que llevar a cabo planes similares. Alfredo Morales, presidente del comité de empresa por UGT, se mostró convencido de que otras plantas se verán afectadas: «Estamos ante un embudo en la producción porque no tenemos motores suficientes, y eso no solo nos pasa a nosotros». En la misma línea se expresó Duque, que reveló que hay suministradores que venden ciertas piezas «a todos los fabricantes», por lo que el resto de marcas se verán afectadas de una u otra manera. En cambio, desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones son más precavidos y creen que «cada planta se adaptará» a los cambios y que «no es algo que les esté ocurriendo a todos los fabricantes». Aún así, admiten que «un cambio brusco en la demanda tiene un impacto en la industria».

De hecho, en otras factorías como la Mercedes de Vitoria aseguran que no tienen «ningún problema» de abastecimiento. «Todos los turismos fabricados a partir del 1 de junio llevan ya los motores preparados según la nueva homologación». En la planta viguesa de PSA, que estará parada hasta el día 27 por vacaciones, descartan también que la producción se vaya a ver afectada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El desplome del diésel provoca los primeros paros en las fábricas españolas