Los concesionarios harán grandes rebajas para vender 5.000 coches en dos semanas

En septiembre entra en vigor un sistema de medición de emisiones para el que no están homologados. La nueva normativa encarecerá los vehículos entre 1.200 y 2.000 euros de media a partir de otoño


vigo / la voz

Los concesionarios gallegos acumulan más de 5.000 unidades automatriculadas que se están convirtiendo en un peso, y que no para de crecer stock. Es más del doble de lo habitual. Pero es que, además, la cifra irá engordando a medida que avance agosto, porque a partir del día 31 ninguno de los coches que están actualmente a la venta podrán ser comercializados como nuevos.

Es una imposición de Bruselas. El 1 se septiembre entra en vigor una normativa europea de emisiones, denominada WLTP (Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedure). Todos los vehículos que lleguen a los concesionarios para la venta tendrán que tener ya esta homologación, y eso deja fuera de juego a miles de flamantes unidades, que son las que la red comercial se apura a automatricular, para poder después liquidarlas como coches de ocasión.

A efectos del consumidor, esta nueva normativa europea no tiene más impacto que un incremento del impuesto de matriculaciones (si adquiere el vehículo con la homologación WLTP), porque será más exhaustiva en las mediciones de CO2, y penalizará los malos humos con una mayor carga fiscal las emisiones.

Por otro lado, para los compradores de uno de esos miles de vehículos automatriculados, el ahorro, al tratarse de coches de ocasión, es para pensárselo. Según Faconauto, la patronal de los concesionarios, la media de descuentos, que habitualmente es de 4.000 euros, supera ya los 7.000 euros.

Así es como están las cosas a 19 de agosto, a la espera de que el Ministerio de Industria concrete algo más el amago de anuncio de una prórroga para la entrada en vigor de la homologación WLTP. Fuentes del ministerio aseguran que «se está estudiando una moratoria, y la decisión se tomará en las próximas semanas». 

La gran ocasión

Claro que, para entonces, ya será tarde. Eso es lo que dicen fuentes de la red comercial, que solo ven confusión en este «no anuncio», ya que ni en Faconauto ni desde Anfac consta ninguna decisión al respecto que alivie la presión que viene sufriendo en los últimos meses para afrontar este cambio normativo.

«Cualquier decisión que se tome en las próximas semanas llegará tarde. A estas alturas de agosto, todo el mundo está organizado para afrontar la situación. Ya está aprobada la financiación para las automatriculaciones», explican fuentes del sector. En conjunto, se calcula una cifra de entre 80.000 y 100.000 unidades en stock en los concesionarios españoles que deben ser liquidadas de manera bastante urgente, según datos de Faconauto.

Aclara la patronal de los concesionarios que los días 30 y 31 de agosto es cuando se espera el mayor repunte de autoventas, porque será cuando las redes comerciales retiren del mercado de nuevos todas las unidades que a esa fecha hayan quedado sin vender.

Tanto es así, que la propia patronal de los concesionarios ha firmado un acuerdo con el BBVA para financiar el importante volumen de autoventas que se prevén al cierre de agosto. «Lo que se está automatriculando es todo lo que sale de fábrica y que se va a quedar en fuera de juego a partir del 1 de septiembre», explica Faconauto. 

Coches perfectamente válidos

Según datos de las consultoras MSI y Urban Science, se quedarán en esta situación alrededor de 100.000 unidades, que permacerán entre el 1 de septiembre del 2018 hasta el 31 de agosto del 2019. A esa fecha, todas las marcas tendrán que haber sacado de su inventario los coches automatriculados con la antigua homologación. Esto quiere decir que, a lo largo de todo un año, estos coches se irán despachando como vehículos de ocasión, segunda mano o kilómetro cero.

Visto lo visto, y puestos a comprar coche nuevo, parece que es ahora o nunca. Los concesionarios se verán obligados a ofrecer precios muy atractivos para quitarse de encima un stock que podría convertirse en un lastre peligroso para su propia supervivencia.

La clave de esta liberalización radica en que las marcas van a obtener más rentabilidad en muchos modelos vendiéndolos de segunda mano como kilómetro cero que si los vendieran como nuevos, dados los costes que les supondría adaptar las emisiones de los mismos a los más exigentes test de homologación. «Estos vehículos seminuevos son perfectamente legales y podrán circular sin ninguna restricción», aclaran en la red comercial.

La nueva normativa encarecerá los coches entre 1.200 y 2.000 euros

La estrategia para sortear este problema es diferente en función de cada marca. Pero lo que no va a poder evitar ninguna es que a partir de septiembre los coches suban de precio, y no por motivos de fábrica.

La razón es que, como las pruebas de emisiones son mucho más rigurosas, los coches se encarecerán entre 1.200 y 2.000 euros de media al aplicárseles un tramo mayor del impuesto de matriculación. Ese es el cálculo que ha hecho la patronal de los concesionarios.

Explican que el nuevo protocolo, al ser un sistema más exigente que el actual, arrojará unas mediciones más realistas, pero también podrán perjudicar al precio final de un vehículo de los que están actualmente a la venta. El impuesto de matriculación, que está vinculado a las emisiones de dióxido de carbono (CO2), con el nuevo protocolo podrá hacer saltar el tramo del impuesto de circulación de los coches al cambiar las emisiones.

Según Anfac, la patronal de los fabricantes españoles, un coche homologado hoy con 130 gramos de CO2 por kilómetro, podría pasar a tener una homologación de 160, lo que incrementaría su precio en un 4,75 %.

Recientemente, el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, indicaba que si no se adaptan los impuestos a la nueva realidad (teniendo en cuenta que hoy solo pagan los vehículos que emiten más de 120 gramos por kilómetro de CO2), con el nuevo escenario pagarían el 70 % de los vehículos que se venden en España, en lugar de hacerlo únicamente el 20 % que son los que lo hacen hoy. Hacienda sale ganando.

Ni diésel ni gasolina: así tienes que pedir el combustible

Iago García

El 12 de octubre entra en vigor la nueva normativa europea de etiquetado de gasóleo y gasolina. Se pretende crear una simbología común que facilite el repostaje en cualquier país comunitario. Resolvemos tus dudas y te desvelamos su significado

Las petroleras y conductores se enfrentan al mayor cambio en las gasolineras de los últimos años. Desde la supresión de la gasolina súper con plomo en 2001 (se siguió vendiendo una sin plomo pero con potasio compatible hasta 2005) no se recuerda una transformación semejante.

La aparición de nuevos tipos de combustible y el afán de facilitar el repostaje de los europeos en cualquier estación de servicio de los países miembros de la UE están detrás de la nueva norma de etiquetado que entra en vigor  el viernes 12 de octubre.

 

¿Cómo sé que manguera enchufo al depósito?

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Los concesionarios harán grandes rebajas para vender 5.000 coches en dos semanas