El Gobierno luso cede ante PSA y rebaja el peaje de las furgonetas

Hasta ahora una clasificación vigente durante los últimos 30 años hacía que las furgonetas pagasen mucho más que los turismos


vigo / la voz

El pulso que PSA mantenía en Portugal condicionando futuras inversiones en su fábrica de Mangualde (Viseu) a la rebaja de los peajes para las furgonetas en las autovías del país, se resolvió ayer en favor de la exigencias del fabricante francés del automóvil tras medio año de incertidumbre. El Gobierno del socialista Antonio Costa modificó mediante un real decreto una normativa vigente desde hace treinta años en la que clasificaba a los vehículos en cuatro categorías a la hora de pagar peajes, elevando la tarifa para las furgonetas por encima de los turismos. Hasta ahora eran considerados vehículos de clase 2 los que superaban 1,1 metros de altura en su primer eje, lo que dejaba a toda la producción de PSA en suelo portugués en peores condiciones de competitivad por el pago de esos peajes.

El pasado febrero, el director general del grupo automovilístico en Portugal, Alfredo Amaral, advirtió al Ejecutivo luso de que las inversiones de PSA en el país «están en riesgo a medio plazo», condicionando así poder asumir la producción de las Partner y Berlingo que la planta viguesa de Balaídos ha dejado de fabricar el pasado 6 de agosto y la línea que el próximo año se extenderá también a Mangualde de la nueva generación de furgonetas del tipo ludo sapace, identificadas internamente por el fabricante galo como K9. La finalización del plazo dado por PSA al Gobierno luso para rebajar la carga en peajes de los conductores de furgonetas, y eliminar así un obstáculo para su venta, concluyó a finales de julio.

La equiparación

Aunque con unos días de retraso para que su exigencia fuera atendida, PSA saludó ayer en Portugal el cambio de clasificaciones de los vehículos en los peajes, y que ahora igualará a las furgonetas de menos de 2.500 kilos y altura del primer eje inferior a 1,30 metros con el resto de automóviles.

Como ejemplo, la autovía A-24 que conecta Verín con Viseu, donde se ubica la planta de PSA satélite de la Vigo, tiene un coste en peajes de 10,6 euros para automóviles, pero sube a 18,70 euros para las furgonetas y también para los monovolúmenes. Eso es lo que ahora se ha modificado por parte del Gobierno.

PSA tiene previsto producir en Portugal durante el 2019 unas 100.000 de las nuevas furgonetas (en Vigo el pico más alto se prevé que alcance las 300.000) de las cuales el 20 % serían destinadas al merado portugués. La planta de Mangualde recibió casi 50 millones de euros para preparar la fábrica a la producción de las nuevas unidades, la mayoría procedentes de fondos comunitarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Gobierno luso cede ante PSA y rebaja el peaje de las furgonetas