Madrid sigue sin actuar para frenar la alarma social por el anisakis

Placeras y lonjas constatan que ni precios ni consumo se han recuperado aún tras una alerta injustificada


redacción / la voz

Una semana después de que armadores, marineros, comercializadores y placeros lanzasen su grito de socorro al Ministerio de Agricultura y Pesca para que contrarrestase institucionalmente de forma contundente la campaña de desprestigio contra la merluza, e indirectamente contra todo el pescado fresco, Madrid sigue guardando silencio. Parece no haber nadie en los despachos que dirige Luis Planas. Y sucede que, mientras tanto, el consumidor sigue comprando menos, para desesperación de todo el sector, guiado por el pánico a ingerir anisakis después de que se difundiese un bulo, sin contrastar ni refrendar por ninguna autoridad sanitaria, de que había que ampliar el tiempo de congelación del pescado. Los precios de la merluza en lonja no se recuperan, aunque ha habido algunos días que sí han repuntado levemente, y las pescaderas se las ven y se las desean para vender.

Consejos para evitar el parásito anisakis Siguiendo estas pautas, el consumo saludable de pescados y cefalópodos puede hacerse con todas las garantías

Lo dice de forma irónica Ángela Barrán, placera en el mercado de San Agustín, en A Coruña: «No sé a quién tengo que darle las gracias por cargarse la campaña de verano». Denuncia que hasta sus clientes habituales, los más entendidos, se han contagiado del miedo al anisakis. Se acercan temerosos, mirando de reojo no solo a la merluza que expone Ángela en su puesto de Mariscos Dory, sino a todos sus semejantes.

Las ventas han bajado desde mediados de julio, cuando saltó la polémica, y todavía no se han recuperado. Y, lo peor, aclara Barrán, es que el bache está contagiando a todo el mercado, no solo a los puestos de pescado, porque se acercan menos compradores. Ángela tiene merluza a la venta, pero ha tenido que ponerla casi de saldo para conseguir venderla, y además compra menos cantidad en la lonja para que no le sobre: «Hace un año, el kilo se cotizaba a 15 euros; ahora, a 10».

«No entiendo qué ha pasado, el anisakis ha existido siempre, pero salvo que se coma el pescado fresco crudo, no hay peligro», reivindica la vendedora coruñesa. Las recomendaciones que lanzan las placeras a los clientes que se acercan a preguntar son las de toda la vida: cocinar el pescado, y, si se quiere comer crudo, congelarlo antes durante 72 horas y a -20 grados en un frigorífico adecuado.

Tres semanas después de que estallase la alarma social, totalmente infundada y generada artificialmente a ojos del sector, tampoco levantan cabeza armadores, marineros y las lonjas, donde se mantiene la depreciación del pescado.

Caída de precios en lonja

Miguel Neira es gerente de la asociación de armadores de Burela, que a su vez gestiona la lonja, una de las principales de Galicia para la subasta de merluza. Pese a que algunos días registró leves repuntes en los precios, estos siguen en niveles bajos desde que saltó la polémica, explica Neira. Denunció que se ha generado un «problema moi grave de consumo» y recordó que «estamos á espera de que o ministerio reaccione de forma urxente para que informe de xeito correcto», para tranquilizar a los consumidores.

Juan Carlos Corrás preside la lonja de A Coruña y el viernes pasado constataba que la merluza se seguía subastando a un precio un 50 % inferior al habitual por estas fechas: «El consumidor ya no quiere merluza, se ha generado una alarma social desproporcionada», denuncia Corrás. Pero «el pescado se vende en las lonjas con todas las garantías, tenemos veterinarios, y el consumidor tiene que saberlo, por eso demandamos al ministerio una campaña de promoción ya», reclama.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

Madrid sigue sin actuar para frenar la alarma social por el anisakis