Kiwis gallegos para producir energía

Galicia y Portugal se alían en un proyecto de 1,6 millones de euros para intentar obtener rendimiento como biomasa de los restos de este fruto, así como de los de poda de la vid, matorrales y coníferas

O Baixo Miño es una de las zonas de mayor producción de kiwi en toda la península
O Baixo Miño es una de las zonas de mayor producción de kiwi en toda la península

santiago / la voz

Galicia y Portugal han empezado a desarrollar de forma conjunta un proyecto para sacar rendimiento energético a los residuos agrícolas y forestales, muy abundantes en ambos territorios, y a los que hasta ahora no se les sacaba rendimiento. Entre ellos están los matorrales y los restos de poda de la vid, las coníferas y el kiwi. No es casual esto último: Galicia es el territorio peninsular que más kiwi produce, unas 16.000 toneladas cada año.

El proyecto, denominado Biomasa-AP, está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), y dispone de un presupuesto de más de 1,6 millones de euros para mejorar las capacidades de investigación para el uso de esta biomasa infrautilizada, que cuenta con un alto potencial en la Eurorregión. El proyecto está liderado por el centro tecnológico de eficiencia y sostenibilidad energética Energylab, y tiene como socios a la Universidade de Vigo, a la Axencia Galega de Innovación (GAIN), la Fundación Empresa-Universidad Gallega (Feuga) y el Instituto Enerxético de Galicia (Inega). En esta iniciativa, por Portugal, participan el Instituto Politécnico de Viana do Castelo, el Instituto de Ciência e Inovação em Engenharia Mecânica e Engenharia Industrial, la Agência de Energia do Cávado y la Agência Regional de Energia e Ambiente do Alto Minho (AREA Alto Minho).  

«É preciso investigar a fórmula de utilizar estes restos e o mellor xeito de retiralos, para que sexan útiles ante a alta demanda deste tipo de combustible natural; para iso, o estudo comeza coa selección e recollida das matogueiras e restos de poda mencionados para conseguir unha materia prima limpa e de calidade. Estase optimizando maquinaria xa existente para a retirada destes restos no noso territorio, de xeito que se obteñan equipos coa máxima eficiencia, para conseguir unha materia prima limpa e de calidade», explican desde la Consellería de Economía e Industria.

El proyecto ya en marcha también incluye el diseño, preparación y optimización de los biocombustibles sólidos; las tecnologías de aprovechamiento energético de biomasa no valorizada de alto potencial, el estudio del impacto, la transferencia de conocimiento al sector agrícola y forestal y la creación de una red transfronteriza de biomasa, ya en la última fase de la iniciativa. Según los promotores de la investigación, el aprovechamiento de estos restos tan abundantes en Galicia supondrían ayudar al sector agrícola y forestal al poner en valor residuos desperdiciados, al tiempo que se conseguirían mejoras medioambientales.

La finalización del proyecto está prevista para el último trimestre del año que viene, cuando se podrán comprobar los primeros resultados, según el calendario que manejan desde el departamento que lidera Francisco Conde.  

Potencia en biomasa

Galicia tiene un elevado potencial de biomasa forestal porque es la primera comunidad en corta de madera, más del 50 % del total español. Desde el punto de vista energético, la biomasa acerca el 6,4 % de la energía primaria que se consume en Galicia, por delante del viento, que aporta el 5,6 %, y del agua, que contribuye con el 3,3 %. Este porcentaje de biomasa es superior al promedio del Estado, que se sitúa en el 3 %. Se trata de una fuente energética con la que se puede generar calor a partir de pellets y astillas que sustituyen a productos derivados del petróleo, y que se usa en el ámbito doméstico, en los servicios y la industria. Actualmente en Galicia hay instalados unos 645 megavatios térmicos. Además, la comunidad cuenta con 7 fábricas de pellets y otras tres de astillas. Con la biomasa también se puede generar electricidad a partir de la biomasa forestal residual procedente de la limpieza de montes y de restos de talas de madera. En Galicia hay instalados 38 megavatios eléctricos.

La Xunta puso en marcha en el 2014 la Estrategia Integral de la Biomasa hasta el 2020, un programa que incentiva el consumo práctico de este combustible con fines térmicos. Esta planificación busca poner en valor este combustible autóctono, renovable y respetuoso con el medio natural, potenciando una actividad económica que permita aprovechar de la mejor forma un recurso autóctono, con capacidad para generar valor y empleo en todo el ciclo productivo, desde la transformación de los residuos de madera hasta la instalación de calderas de biomasa. Según los datos de Industria, esta planificación ya ha permitido la instalación de más de 4.100 calderas, que se sumarán a las de la resolución de ayudas de este año. Estos apoyos, dirigidos a que particulares, administraciones locales, empresas y asociaciones sin ánimo de lucro instalen equipos de biomasa, suman 8 millones de euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
34 votos
Comentarios

Kiwis gallegos para producir energía