La Xunta se enfrenta a Madrid por una inminente subida de la luz a los consumidores

Tras un fallo del Supremo, cada gallego tendrá que reintegrar a las eléctricas 15,7 euros, la mayor devolución entre las comunidades


redacción / la voz

Se avecina una subida de la factura de la luz para los consumidores gallegos nada despreciable: un pago único de 15,75 euros, que se repartirán en el recibo a razón de 1,3 euros al mes. Es el cálculo que ha hecho el Ministerio de Transición Ecológica en un borrador publicado ayer para establecer los suplementos territoriales que tendrán que abonar los clientes de 14 comunidades autónomas correspondientes solamente al año 2013. ¿Por qué? Durante ese ejercicio estuvo en vigor un apartado de la ley del sector eléctrico que estipulaba que el sobrecoste que se producía en aquellas comunidades que gravan la producción de energía, de un modo u otro, tenía que ser asumido por los consumidores de esa autonomía, en lugar de por todos los clientes de forma solidaria. Ese capítulo se derogó al año siguiente y nunca llegó a aplicarse. Hasta que el Tribunal Supremo obligó a la devolución del dinero, algo que se hará a través del recibo de la luz. En el caso de Galicia, el impacto será mucho mayor que en otras comunidades porque se tienen que reintegrar 37 millones (entre impuestos e intereses de demora) por el cobro de hasta cuatro impuestos autonómicos: canon de saneamiento, hidráulico, eólico y ecotasa.

Y es precisamente ahí, en los impuestos incluidos, donde la Xunta va a poner el foco para reducir ese recargo en las facturas domésticas. «Creemos que no tiene justificación meter todos esos impuestos, porque no son eléctricos, son medioambientales», explica Francisco Conde, conselleiro de Industria, que esta tarde mantiene una reunión con el secretario de Estado de Energía, al que le pedirá esos cambios.

La Xunta ya inició esta batalla contra los suplementos territoriales con el anterior ministro de esta materia, Álvaro Nadal, del mismo partido que Conde, y presentó un recurso administrativo. Es decir, es un asunto heredado, y sobre el que la Xunta tiene un mismo planteamiento: no se pueden tumbar esos impuestos medioambientales porque se estaría cediendo, alegan, a las presiones de las eléctricas, y en la sentencia del Tribunal Supremo no se detallaban con exactitud los tributos en cuestión. «No se puede cargar a los ciudadano estos impuestos, y en cambio vayan los beneficios a las grandes eléctricas», añade. Industria presentará alegaciones al borrador conocido ayer, y seguirá con la vía administrativa abierta hace meses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La Xunta se enfrenta a Madrid por una inminente subida de la luz a los consumidores