«No creo que las petroleras pacten para subir los precios»

La empresaria achaca los altos precios de los carburantes en la comunidad al céntimo sanitario


redacción / la voz

Ana García trabajó durante veinte años como agente comercial para la compañía Saras. Su tarea consistía en recorrer las estaciones de servicio no abanderadas para venderles carburante. Hasta que se emancipó. En el 2013 abrió su primera gasolinera y hoy tiene ya cinco y casi 40 empleados. Bautizó su cadena con las siglas SBC, en honor a los lugares en los que primero se asentó: Santiago, Barbanza y Coruña. Sus estaciones de servicio son de las de bajo coste y están atendidas por trabajadores que no manejan dinero, con lo cual el cliente tiene que pagar el repostaje en un cajero.

-¿Cuánto se ahorra un consumidor que llena el depósito en una de sus gasolineras en relación con otras de las grandes marcas?

-Unos seis céntimos por litro, pero es que el precio depende mucho de si tienes personal o no. Por ejemplo, en la estación que tenemos en Narón hay tres trabajadoras y en la de Santiago, ocho, así que la primera es algo más barata.

-El precio de los carburantes está subiendo: ¿están recibiendo quejas de sus clientes?

-Se están quejando muchísimo, pero nosotros también estamos afectados por esa subida, ¿eh?, porque nosotros les compramos los carburantes a las grandes petroleras y también nos los venden a mayor precio.

-¿Por qué los carburantes en Galicia son los más caros de España?

-Porque aquí el céntimo sanitario es el más alto de España.

-Ya, pero en Andalucía, en Cataluña o en Castilla-La Mancha también aplican ese máximo de 4,8 céntimos por litro. ¿Cree que aquí hay un pacto entre las petroleras para vender el gasoil más caro de la Península?

-No creo que haya pactos. Todos compramos el mismo producto al mismo precio y luego cada estación pone el que le parece en función del margen que quiera obtener. Yo, por ejemplo, lo pongo más barato que otras a costa de obtener menos margen de beneficio.

-Entonces, ¿por qué es más caro repostar aquí? ¿A lo mejor porque la población es más dispersa y los costes de transporte se encarecen?

-No sé por qué está tan caro, la verdad. Podríamos tener el carburante cinco céntimos más barato si quitaran el céntimo sanitario.

-¿Usted lo eliminaría?

-Yo sí.

-Su modelo de estaciones de servicio es una especie de híbrido entre las atendidas cien por cien y las automatizadas: ¿por qué?

-El 90 % de mis empleados son mujeres y me daba miedo que manejaran dinero y que fuesen víctimas de atracos, así que atienden a los clientes, pero el pago se efectúa en cajeros.

-Todavía hay pocas gasolineras totalmente automatizadas: ¿temen que le quiten clientes?

-Hay competencia, sí, pero yo las prohibiría, porque no generan puestos de trabajo, y con el problema de paro que tenemos encima... Además, el cliente se juega su seguridad, porque tiene que manejar productos inflamables. Si le cae gasoil, ¿quién le va a ayudar? Si no se prohíben, yo obligaría a meter personal.

-En cinco años ha abierto otras tantas gasolineras, no está mal.

-Aún no son mías, son de los bancos [risas]. Vamos viviendo al día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

«No creo que las petroleras pacten para subir los precios»