Abriendo puertas a la venta multicanal

Manoli Sío Dopeso
m. Sío dopeso REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Grandes minoristas con implantación en Galicia preparan sus tiendas para captar el mercado del nuevo consumidor digital

03 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

En la era en la que más de un tercio de los habitantes gallegos ya son nativos digitales, ¿qué futuro le espera a las tiendas físicas? El cambio de hábitos de los compradores obliga a los distribuidores a repensar el concepto de tienda. Ahora que se empieza a demostrar que la cibertienda y el establecimiento físico son complementarios, es interesante ver cómo evolucionan las tiendas de los grandes minoristas con implantación en Galicia.

Inditex, El Corte Inglés o Carrefour, por ejemplo, sacan partido de la capilaridad de su red de establecimientos físicos para ofrecer fórmulas de recogida de cibercompras en tienda. En un paso más allá, Zara tiene ya un piloto con un sistema automatizado para la recogida de los pedidos en las tiendas físicas. La tecnología tiene mucho que decir a la hora de mejorar la experiencia del cliente en la tienda. Así, tiendas de moda como Zara y Mango incorporan los probadores virtuales, y minoristas como Leroy Merlin, Ikea o la propia Zara experimentan con la realidad aumentada.

Están obligados a hacerlo. Casi la mitad de los millennials (los que están en la horquilla de 18 a 24 años) escanean códigos QR de artículos en tienda con el smartphone; y un 15 % ya paga todas sus compras con el móvil, según el último observatorio de tendencias de consumo de Esade. «Ahora es el momento de la inteligencia en el retail». Jaume Portell, profesor de Esade colaborador del observatorio tiene claro que esa es la línea a seguir. El experto opina que la dificultad principal del pequeño comercio para mejorar su propuesta de valor es la digitalización. «La presencia on-line, no es solo disponer de una web, sino mantener su contenido actualizado y traducido a varios idiomas para que su negocio sea visible en la red», advierte.