Bruselas propone recortes aún más duros en la PAC para el campo gallego

Las ayudas al desarrollo regional caerán al menos un 15 % en los próximos presupuestos


bruselas / corresponsal

La primera víctima de Bruselas fueron los fondos de cohesión. Tras sufrir el pasado martes un recorte real del 10 %, la Comisión Europea volvió a empuñar las tijeras este viernes para hacer lo mismo con las ayudas al campo. El protagonista esta vez fue el comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan. El irlandés presentó su paquete de reformas de la Política Agraria Comunitaria (PAC), en el que propone recortes generalizados del 5 %, un 12 % real teniendo en cuenta la inflación.

Con la salida del Reino Unido y con la urgencia de financiar nuevas prioridades como la seguridad, la defensa y la migración, Bruselas cree que ha llegado el momento de achicar la hucha de la PAC, que pasará de absorber el 39 % del presupuesto comunitario a un 28,5%.

¿Y esto cómo afectará a Galicia? Los ganaderos y las pequeñas explotaciones tendrán que adaptarse a los nuevos y ambiciosos objetivos medioambientales de la UE si quieren beneficiarse de las ayudas. Según los controvertidos cálculos empleados por la Comisión Europea, a España le tocan 43.777 millones de euros para el próximo período presupuestario 2021-2027, un 5,4 % menos en términos nominales, y 38.900 millones de euros en términos reales.

En el primer pilar, el de los pagos directos, se inyectarán 33.481 millones de euros, un 3,5% menos. De esta forma, ninguna explotación podrá recibir aportaciones de más de 100.000 euros, y las cuantías se reducirán de forma progresiva a partir de los 60.000 euros. Para garantizar que las ayudas llegan adonde más falta hacen, Bruselas propone aumentar los desembolsos por hectárea a las explotaciones más pequeñas, y ponderar al alza los costes laborales. Eso sí, España solo estará obligada a reservar un 2 % de los pagos directos al establecimiento de nuevos jóvenes agricultores. Bajo supervisión de Bruselas, el Gobierno central podrá definir la clasificación de pequeños y grandes ganaderos siguiendo criterios razonables de ingresos o empleabilidad.

¿Y qué pasará con los fondos de desarrollo rural? Es la parte preferida del pastel para Galicia y sufrirá una poda mayor, de hasta el 15,3 %, pero puede aumentar. España tiene asignados para los próximos presupuestos 7.008 millones de euros. Los cálculos nominales y desproporcionados de la Comisión dejan fuera de la ponderación otros factores que podrían aumentar la hemorragia hasta un tercio de los fondos Feader, de los que bebe el campo gallego (914 millones de euros en el presupuesto 2014-2020).

Además de las restricciones presupuestarias, lo que preocupa al campo es la adaptación a los nuevos objetivos medioambientales de Bruselas, que quiere utilizar este segundo pilar de la PAC para acelerar la transformación de la actividad agrícola y ganadera hacia un entorno más sostenible. El 30 % de los fondos deberán estar orientados hacia los objetivos climáticos de la UE.

A la anemia presupuestaria se suma la introducción de un régimen de sanciones que puede perjudicar a Galicia si el Gobierno central no hace los deberes. Hogan quiere terminar con la indolencia política a la hora de justificar y ejecutar las ayudas, así que ha propuesto un mecanismo de control anual que permitiría congelar los fondos agrícolas si constata que, por ejemplo, España no ha hecho los progresos suficientes en su plan estratégico o ha incumplido los objetivos medioambientales.

¿Qué margen de maniobra tiene Galicia? Escaso. Dependerá en buena medida del plan estratégico del nuevo Gobierno y de las negociaciones en la mesa del Consejo Europeo, donde los países amigos de la PAC (Francia, España e Italia) se enfrentan a las acometidas de los ricos contribuyentes netos como Holanda, Dinamarca o Suecia. Con este panorama, Bruselas ha decidido mantener cierto nivel de flexibilidad para permitir transferencias de hasta el 15 % entre el cajón de los pagos directos y el de desarrollo rural, a sabiendas de las especificidades de cada país.

La Xunta advierte que la situación política en España abre un tiempo de incertidumbre para negociar con la UE

m. b.

El nuevo escenario de la Política Agraria Comunitaria desencadena diferentes reacciones en Galicia

El nuevo escenario de la PAC confirmado por Bruselas desencadenó este viernes en Galicia un conjunto de reacciones que, aunque con interpretaciones diferentes, compartían un nexo común: la nueva situación política en España. Y sobre esa preocupación reaccionó la Consellería do Medio Rural, liderada por Ánxeles Vázquez. «En relación coas negociacións da PAC, estamos preocupados pola situación política que vive España nestes intres, cun novo Goberno que nos causa moitas incertezas, tendo en conta a posición minoritaria do grupo que o apoia e as moitas e variadas alianzas que terá que establecer para xestionar, entre outros moitos, este asunto», subrayaron desde Medio Rural.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Bruselas propone recortes aún más duros en la PAC para el campo gallego